Mariano Amartino, socio y director general de Hipertextual, obtuvo y ha publicado una serie de datos de uso de Twitter que la empresa no necesariamente quiere que se vean. Son bastante reveladores.

Varias de las cifras no son públicas y explican los motivos de los recientes cambios de filosofía que han tenido, la decisión de buscar maneras de que sus usuarios pasen más tiempo en el sitio y el énfasis en personas famosas que actúan como "nodos de concentración" que forman círculos sociales dentro de la herramienta.

  • Usuarios: 145 millones de usuarios registrados en Twitter; 200 millones de visitantes únicos en Twitter.com cada día. que apenas el 47 millones son de Estados Unidos. 11 nuevos millones de registrados mensualmente.

  • Países que más usan Twitter: Estados Unidos, Brasil, Reino Unido. México es el primer país hispanoparlante, séptimo en el ranking general.

  • Datos Demográficos: 52% son mujeres y 48% son hombres. 47% están entre los 18 y 34 años. 24% está entre los 35 y 49 años, 13% entre los 13 y 17 años. Hay más mujeres pero participan menos que los hombres (45 millones de tweets diarios versus 33 millones).

  • Partipación en Internet: 72% crean blogs, 70% comenta en blogs al menos una vez al mes, 53% crea un video al mes, 60% comparte una reseña de productos al mes.

  • Compras y recomendaciones: 67% es más propenso a hacer una compra luego de seguirte en Twitter y el 80% seguramente hará una recomendación buena o mala.

  • Engagement: Se calcula de la siguiente manera: Engagement = (Clicks + Favoritos + ReTweets + @Replies) / Impresiones. Si comprás un "Promoted Trend/Tweet" y ese número mágico está abajo del 3% entonces lo sacan de la lista.

Con números en mano es más fácil entender la dirección actual de Twitter. Es más evidente hacia dónde se dirige su modelo de negocios, la forma en que planean capitalizar la red social y la necesidad de aprovechar al máximo a usuarios que son influyentes con su audiencia, cosa que lo hacen extremadamente bien con los que hablan/publican en inglés y terriblemente mal con quienes hablan/publican en otros idiomas, incluyendo español.