Hay algo de marea humana, de infinitud construida de instantes en las fotografías de Alexey Titarenko.  En estas fotografías vemos como las imágenes de los transeúntes se sobreponen unas sobre las otras. Se pierden los rasgos, las identidades, los elementos que los hacen individuos únicos para dejar surgir algo por debajo: La esencia misma de la masa humana. El primer nombre que me viene a la memoria es de un autor Búlgaro, Elias Canetti, que habló de la masa humana intentando darle sentido: masas religiosas o iracundas, con un propósito o reunidas por el azar o la pobreza. El instinto de masa junto con el libido y el hambre son los aspectos determinantes para entender al ser humano.

Aquel libro comienza con una frase que me parece apropiada para estas fotografías: «Nada teme más el hombre que ser tocado por lo desconocido». Cuando me enfrento a estas imágenes puedo sentir justamente esto, lo desconocido. Y efectivamente hay algo de aterrador en esta ciudad fantasmal, donde la arquitectura, el mobiliario humano es más real que las personas mismas. Nosotros nos enfrentamos cotidianamente con ese horror, con esa ausencia completa de individualidad. Cuando caminamos en la calle o bajamos las escaleras del metro, dejamos de ser nosotros para ser parte de algo más, de esta marea humana que nos lleva pero que también nos devora y nos pierde. Nosotros dejemos de serlo, perdemos nuestra identidad mientras recorremos interminable pasillos, para volver a retomarla cuando llegamos la casa y abrimos la puerta y nos miramos en el espejo de los otros.

Titarenko habla en estas fotografías de una Rusia que está cambiando, con sombras que se arrastran del pasado. Recuerda un atardecer gris en el que la quietud del temprano atardecer invernal era interrumpido por el sonido de las puertas de comercios y panaderías que se cerraban, con todos sus anaqueles completamente vacíos, como si se tratara de los años de la guerra. La gente seguía sus rutinas diarias, sus rutas repetidas buscando algo de comida. Él invoca como inspiración el recuerdo de la región de sombras que Eneas visita, así como el movimiento «En la tienda» de la sinfonía 13 de  Shostakovich, sinfonía que además acompañaba esta exhibición.

Pero hay algo más en estas fotografías. Uno puede ser masa o puede ser fotógrafo, salir de la multitud y revelar a nuestros ojos la marea humana que nos rodea. Intentamos entonces imitar la técnica de Titarenko. Antes que nada, estas fotografías no están hechas con una velocidad de obturador lenta. Esto generaría una mancha de movimiento en lugar del efecto de múltiples instantes superpuestos. Así que por lo que podemos deducir, para fotografiar estas imágenes se necesita (quizás alguien tiene una mejor idea):

  • Elegir una calle frecuentada
  • Instalar un trípode para evitar movimiento de la cámara
  • Si es posible disparar mediante control remoto
  • Sacar múltiples fotografías seguidas (Con algunas cámaras se puede decir que la cámara saque varias exposiciones)
  • Utilizar una velocidad de obturador baja, pero no demasiado. Es necesario sub-exponer las fotografías, o que salgan oscuras. Si la escena es muy brillante se puede utilizar un filtro de densidad neutra
  • Unir todas las fotografías en un programa como Photoshop. La baja luminosidad se irá corrigiendo al aumentar imágenes  (Es posible hacerlo sobre filme, sin correr el rollo, pero es más difícil y no todas las cámaras aceptan la opción).

Via: English Russia | Fotos:Alexey Titarenko

Participa en la conversación

5 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario

  1. las fotos me parecieron fascinantes y me pongo a pensar que en verdad solon somos sombras, personas viviendo el dia a dia en una ciudad de caos

  2. Es extraordinaria la apariencia de estas imagenes, me evoca un sentimiento realmente abrumador del rastro que parecemos dejar y perdernos en un solo ser, nos deja ver Titarenko en lo que se convierte un ser de ciudad

    1. Tambe9m foi atrave9s de Capitu (minisse9rie maravilhosa, alie1s, como toda e qlauquer obra cinematogre1fica ou televisiva do Luiz Fernando Carvalho, um artista artese3o nos mednimos detalhes) que conheci Beirut: um folk rock sofisticado e peculiar, com influeancias de mfasica latina e do leste europeu. E Elephant Gun, independentemente de sua popularidade devida e0 se9rie, e9 mesmo uma das melhores cane7f5es da banda, linda e cuja melodia e9 marcada por momentos que transitam do delicado e sutil ao ene9rgico e arrebatador.

      1. bfUnos tios? bfte refieres a los cidoauands de a pie? Es que no valen las generalidades. Los politicos corruptos, neoliberales, amigos del chanchullo, los gobernantes, empef1ados en la compra de armas, arruinan al Estado griego, y esos tios bfno van a la carcel, previo embargo de sus bienes? bfy los prestamistas abusones que no miran a quien prestan, y que solo quieren echarte el lazo? bfno deberedan quedarse con los bolsillos vacedos por prestar a quien no debe?

    2. Su servidora vive en un mciiunpio que sufre marginacif3n media en el estado de Yucate1n, la desercif3n infantil y de los adolescentes es alta en base a la pobreza y al alto edndice de alcoholismo y violencia intrafamiliar que sufre la poblacif3n.Soy directora de un grupo de 5 familias que laboramos en una escuela que estamos desarrollando en tratamientos de psicopedagogeda, y desarrollo pleno en el e1rea pedagf3gica, personal y de trabajo en me1s de 80 familias extendie9ndonos a otros mciiunpios prontamente, al leer este artedculo aumentf3 mi fe y expectativas a que todo nuestro esfuerzo seguire1 rindiendo frutos al compartir esfuerzos con asociaciones como esta que menciona el artedculo, claro este1 estamos buscando esa unidad y apoyo para ayudar y alcanzar a mas familias.Sigamos trabajando pues nuestra nacif3n sere1 una de las ledderes en educacif3n si no desfallecemos.Atte. Carmen Gamboa Becerra.