Como gustan tanto los extremos facilistas, siempre se simplifica la situación en: el cerrado iOS vs. el abierto Android, siendo este uno de los motivos elegidos para adquirir un móvil. Pero dejando de lado los problemas de fragmentación y lo que se les pueda ocurrir, hay un problema bastante importante que se suele dejar de lado. Ya hemos explicado que Android es "libre" a medias, muy poco de su código es de hecho GPL, la mayoría tiene una licencia Apache y el resto es directamente cerrado, completamente privativo. Ahora, Apple ha eliminado las restricciones con respecto a los lenguajes que se pueden utilizar en la plataforma, emparejando un poco la situación con Android. Claro, en la mayoría de los comentarios, dijeron "es por miedo a Android". No importa por qué lo hizo Apple, la primera decisión había sido un grave error y ahora dieron marcha atrás, bien por Cupertino.

¿Pero a qué es a lo que se refiere tanto la gente cuando dice que Android es libre? A que es libre de ser modificado por las telcos cuando ponen a la venta los móviles. Cada compañía hace su versión propia, en gran parte incompatible con las demás, dando nacimiento a la famosísima fragmentación. Pero el problema no es sólo la menor o mayor incompatibilidad entre distintos dispositivos corriendo el mismo sistema operativo y los problemas que esto pueda traer tanto al usuario como al desarrollador. El problema es que las telcos llegan a cambiar y quitar completamente algunas de las funcionalidades más importantes del sistema operativo.

En principio, la mayoría vende el teléfono con aplicaciones propias: sí, adivinaron, completamente cerradas. Verizon, por ejemplo, está considerando añadir a sus dispositivos con Android su propia tienda de aplicaciones (existente ya en Blackberry) y posicionarla obviamente por sobre la tienda común. ¿Cómo será el proceso para tener allí sus aplicaciones? ¿Abierto? Sí, claro. Además, una de las ventajas de Android es la posibilidad de instalar aplicaciones sin acceder a ninguna tienda. Bueno, no exactamente. Porque Motorola y HTC han bloqueado esta funcionalidad en los móviles Backflip y Aria de AT&T. ¿Skype? En Estados Unidos, funciona sólo con Verizon, el resto ha bloqueado la aplicación. Estos son sólo algunos ejemplos. Android es más abierto que iOS, pero las telcos lo modifican, le hacen lo que quieren y lo dejan igual o más cerrado aún.