A mí los de Google me tienen cada vez más sorprendido, en serio, es que no gano a sorpresas con ellos, con lo tranquilitos que habían sido siempre, hasta los lanzamientos los hacían generalmente sin mucho bombo ni platillo, pero es que últimamente las van hilando una detrás de otra. Repasemos, primero llegó aquel manifiesto con Verizon por la neutralidad de la red que les salió totalmente del revés y han sido objeto de duras críticas los últimos días, luego la justicia española los pone de imputados en un caso de violación de la privacidad por recoger datos de redes WiFi libres cuando pasaron con los coches haciendo fotos de Street View y ahora esto.

La última es que Eric Schmidt ha hecho unas declaraciones al Wall Street Journal en las que afirma que en el futuro los jóvenes podrán cambiarse el nombre automáticamente para evitar que Google revele detalles embarazosos de su pasado (aquella borachera, aquella idea que parecía divertida pero que no lo era, aquel lío con la vecina...) ¿Esto no es pasarse un poco ya? Quiero decir, no sólo se está afirmando que Google llegará a todo los rincones de nuestra vida y nuestra privacidad, es que será preferible cambiarnos el nombre a que hagan algo para arreglarlo.

Me parece demasiado descabellado para ser verdad, eso de cambiarse el nombre sólo para evitar que Google te avergüence, así que o bien las palabras de Schmidt han sido completamente tergiversadas (no sería la primera vez) o bien este señor está más ocurrente que de costumbre, porque menuda racha lleva. A mí lo que más me divierte es las situaciones tan simpáticas a las que esto podría llevar ¿os imagináis poder poneros el nombre que quisieseis? Dad rienda suelta a vuestra imaginación en los comentarios, yo me pido: 'Chewbacca Rebato de Todos los Santos y el Flying Spaghetti Monster' que sepáis que ese ya está cogido así que no vale.

Foto: Betacontinua