¿Morirá o no morirá el email?. Esta es sin duda una de las preguntas más recurrentes de un tiempo a esta parte en el mundo de la tecnología, debate que tras leer este artículo publicado en Bits ayer, me ha entrado el gusanillo revivir hoy en esta casa. Concretamente explicaré seguidamente las razones principales por las cuales servidor cree que al email todavía le queda mucho camino por recorrer (a corto, medio y largo plazo, y aquí es importante recalcar que hablamos de Internet, ecosistema donde el tiempo va acelerado y “largo plazo” es poco tiempo comparado con el mundo real).

La primera razón obvia por la cual opino que el email no va a morir todavía es debido a que no ha aparecido algo lo suficientemente funcional y simple como para sustituirlo (crear algo nuevo que cumpla esas dos premisas no es fácil), a lo que tenemos que sumar que el correo electrónico está muy asentado, ya lleva bastantes años entre nosotros y las personas se han acostumbrado a este tipo de tecnología, la cual para rematar es muy simple de utilizar (depende también del servicio/programa al que nos refiramos obviamente).

Un claro ejemplo de lo complicado que es conseguir crear un nuevo servicio que al igual que el email sea simple y funcional y también de algo más que incite al cambio lo encontramos en Google Wave. Claramente el servicio tenía todas las papeletas para lograr sustituir al email, pero al final no lo consiguió, y no lo consiguió según yo no por que Google se olvidara bastante de él (que también), sino principalmente debido a que estábamos ante una herramienta más compleja que el email la cual la mayoría de la gente no terminó de entender y requería de un proceso de aprendizaje bastante más largo que el del correo electrónico.

La segunda razón que me lleva a pensar que el correo electrónico todavía estará bastante tiempo entre nosotros es que aún le falta mucho por evolucionar (y puede) y me explico utilizando como hilo conductor a Gmail - o el mejor servicio de email de la actualidad para muchísimas personas -. Desde el primer día que fue lanzado el servicio Google no ha parado de añadirle características que mejoran sustancialmente la experiencia de uso y gestión de información, lo que demuestra que había mucho por hacer en el sector. Además Gmail no ha tocado techo ni mucho menos (como demuestran las capturas de pantalla filtradas hace poco de una versión interna de Gmail). Aún con eso muchos siguen insistiendo que en general el correo electrónico arrastra problemas serios los cuales tienen complicada o imposible solución, y aquí entra en juego el artículo de Bits al que hacía referencia al principio de la entrada.

Uno de los argumentos relacionado con lo anterior más utilizados para matar al email es ese que dice que el correo electrónico tiene una falla fundamental, la falta de métodos para priorizar información (algo extremadamente importante), lo que se ha mitigado en los últimos tiempos con cosas como las tags o las carpetas, pero estas características para muchos siguen sin ser suficiente. Pues bien, ahora resulta que ese problema aparentemente insalvable según algunos, puede estar cerca de ser solucionado gracias a Hilary Mason, la principal científica de Bit.ly. Mason acaba de conseguir crear un código capaz de ordenar los emails recibidos en una bandeja de entrada no por orden de llegada sino por importancia (para lo que se tienen en cuenta varios parámetros), lo que es sin duda muy interesante y tira por tierra el argumento comentando al inicio del párrafo.

Existen bastantes más porqués que los expuestos en este post por mi para sostener que el email no va a morir pero creo que los dichos son los más importantes. Para finalizar este post, ahí va la siguiente frase en la que condenso toda la argumentación expuesta hasta aquí sobre la que me baso para decir que el correo electrónico no morirá: el email es funcional, simple, requiere poco aprendizaje, está muy consolidado, sigue - y seguirá ya que se puede - evolucionando rápidamente, y finalmente conseguir crear algo que aglutine todo lo anterior y además cuente con una diferencia lo suficientemente sustancial como para incitar al cambio es extremadamente complejo.

Por supuesto y como siempre quedan abiertos los comentarios para que cada cual de sus propias razones por las que cree el email no desaparecerá o para justo lo contrario, argumentar por qué sí el correo electrónico morirá en no mucho tiempo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.