FAIL de proporciones épicas, es la única forma en que se me ocurre calificar la decisión de Motorola de no actualizar la versión de Android del Backflip y Dext en Europa o Latinoamérica. Quienes hayan comprado esos modelos de teléfonos móviles en estas zonas geográficas se quedarán con un lento, disfuncional y caduco Android 1.6

El FAIL aumenta exponencialmente si consideramos que Motorola había prometido la actualización de software para Latinoamerica y Europa en el tercer trimestre de 2010, muchos meses después del lanzamiento de la versión 2.1 de Android, pero al menos llegaría. "De golpe" y sin dar explicaciones de ningún tipo, avisan por medio de una tabla, que las actualizaciones no llegarán.

¿Por qué Motorola tarda tanto en actualizar (o no actualiza) Android en sus equipos?

La razón se llama "Motoblur". Android, al ser un sistema operativo libre, permite que cualquier individuo, marca o servicio pueda agregar o quitar funciones o elementos. Las marcas de móviles, acostumbradas a mantener cierto control en el software que incluyen en sus equipos suelen reemplazar la interfaz gráfica del sistema operativo y reemplazarla por una propia. HTC lo hace con el llamado HTC Sense, Sony Ericsson con el Rachel y Motorola con, como dije antes, Motoblur.

En teoría estas son buenas noticias, cada marca toma un software libre y lo mejora desde su particular punto de vista. En la práctica sucede justamente lo contrario: los fabricantes joden las interfaces gráficas de los teléfonos, pero sobre todo: se crea fragmentación de versiones de Android por lo que cierto sector de usuarios no pueden disfrutar lo que otros tienen aún cuando usan el mismo sistema operativo.

...y en ciertos casos sucede lo peor: clientes que pagaron hasta 700€ por un teléfono se quedan con un ladrillo que no puede actualizarse porque a la marca no le da la gana de hacerlo. En un mundo de libertades derivado del uso de Android algunas marcas han logrado que sus usuarios vivan en una pequeñísima cárcel donde no se puede mejorar el software de sus teléfonos, no se puede cambiar, no se puede actualizar, no se puede hacer básicamente nada.

Esto aviva la discusión de la real necesidad de crear interfaces gráficas alternativas a la que Android ya tiene (que es libre, como el resto de sus componentes). ¿Se imaginan lo que pasaría si los fabricantes pusieran el dinero que malgastaron para diseñar estas interfaces en una sola canasta común? Probablemente tendríamos un sistema operativo aún mejor y con muchos menos problemas de fragmentación, pero sobre todo: menos usuarios colgados con teléfonos que funcionan mal porque no son actualizados como es debido.

Las quejas no se han hecho esperar, la página de Facebook del Dext está llena de mensajes y quejas de usuarios que se sientes estafados (no es para menos) y Motorola se mantiene absolutamente silencioso ...haciendo que el FAIL se haga más y más grande.

Foto: Enrique Dans