Probablemente la gran mayoría de lectores estará de acuerdo conmigo si digo que la gente de Google – aunque tengan también fallos como es normal – son casi unos genios del mundo de las empresas, y lo son no solamente por conseguir ganar dinero como nadie (y mucho), sino también por contar con filosofías e invenciones que se escapan de lo común y justamente con una de este último tipo vengo en esta ocasión. Pero empecemos por el principio.

Entre los muchos servicios propiedad de Google la compañía cuenta con uno muy interesante (y de los menos conocidos), Google Postini, que de manera resumida podemos decir es un “pack de servicios de seguridad” para correo electrónico de Google al cual, aunque a nivel popular no es muy conocido como digo, los del buscador si que le prestan bastante atención. Por ejemplo hace nada lo actualizaron para frenar un nuevo tipo de ataque JavaScript y a ese añadido reciente ahora le ha seguido otro, concretamente uno de esos toques especiales que caracterizan a los servicios de Google le han dado al que nos ocupa en las últimas horas: añadieron un mapamundi que muestra, en tiempo real, el origen geográfico de las IPs que están emitiendo spam al mundo. Así lo explican ellos mismos:

Cada punto rojo de este mapa muestra donde se están originando mensajes spam en tiempo real. Las zonas saturadas muestran altas concentraciones de IPs maliciosas.

Aparte de los curioso del invento, que lo es, también me parece una estupenda jugada puramente comercial ya que como dice el refrán “una imagen vale más que mil palabras”. Por ejemplo X empresa (especialmente si es mediana/pequeña) puede pensar que bueno, el tema del spam no es un problema tan grave como lo pintan, pero seguramente esa idea cambiará tras ver el mapa ya que muestra de una forma muy real lo verdaderamente gordo que es el problema del spam actualmente. En resumidas cuentas, estamos ante otro ejemplo de cómo hace de bien las cosas Google: añado una característica no muy difícil de implementar pero curiosa que por lo tanto genera expectación y además también potencia la parte comercial del servicio. Chapó.

Vía: menéame