La propuesta realizada por Google y Verizon hace unos días sigue dando que hablar en Estados Unidos y en otros puntos del planeta, muchas han sido las críticas que han recibido, principalmente por defensores de la neutralidad en la red y en algunos casos ha tenido algún apoyo, como el de la operadora AT&T que se ha mostrado a favor de esta. Quien también ha criticado la propuesta ha sido la RIAA, pero no precisamente porque estén en contra de esta, sino más bien porque creen que está se queda corta.

La RIAA ha enviado una carta al CEO de Google, Eric Schmidt, donde muestra su preocupación por que en la esta propuesta no tendría suficientes restricciones que a ellos les favoreciese e invitan nuevamente a que sean las operadoras quienes hagan de policías de la red y persigan las actividades ilegales que los usuarios pueden realizar con sus conexiones de banda ancha.

Quizá lo más sorprendente de esta carta es que llegan a poner en la misma medida la protección de los derechos de autor con la pornografía infantil, algo que desde mi punto de muestra que estos señores viven en una nube o no tienen dos dedos de frente. Concretamente dicen:

La comunidad musical que representamos cree que resulta vital que cualquier iniciativa de políticas en Internet que se tome tiene que permitir e incentivar a los ISPs y otros intermediarios a tomar medidas para frenar la actividad ilegal como la infracción de derechos de autor y la pornografía infantil. Todos compartimos la meta de una Internet robusta que sea altamente accesible y segura para los individuos y comercio.

En cierta medida puedo llegar a entender que una industria intente defender su modelo de negocio por muy anticuado que se haya quedado, pero que los representantes de esta industria lleguen a tal punto me parece de escándalo, aunque quizá sea yo, que me parece demasiado exagerado llegar a eso. En cualquier caso y continuando con la carta de la RIAA (Recording Industry Association of America por sus siglas) se muestran interesados en conocer profundamente los detalles de la propuesta y volviendo a destacar que el actual sistema no está funcionando para los compositores, artistas, músicos y técnicos de estudio.

Si ya de por sí me parece que la propuesta realidad tiene algunos puntos complicados, con la llegada de los lobby queriendo meter mano para que la propuesta les beneficie lo máximo posible ya está perdería casi completamente el sentido y su razón de ser. Pero creo que las operadoras, salvo excepciones, no quieren ser los policías de la red y prefieren sólo actuar cuando un juez lo dice, ya que hacerlo por cuenta propia supondría tener que destinar más recursos económicos en monitorización de las redes y posiblemente ganarse la enemistad de muchos de sus clientes.

Via: Ars Technica