No puede negarse que todo el asunto tiene su punto de ironía, pasaron varios meses sin que se oyese ni una sola palabra acerca de Google Wave pero ha bastado que los de Mountain View digan que cancelan el proyecto para que muchísima gente, como si de una auténtica 'wave' se tratase, se levanten enardecidas para suplicar a Google que cambie de opinión y Wave. Se han podido ver desde todo tipo de protestas a través de Twitter y Facebook con diversos hashtags a páginas mucho más organizadas como Save Google Wave que al momento de escribir esto ya cuenta con más de 41.000 adeptos.

No sé hasta qué punto habrá servido para algo todo este movimiento y hasta qué punto entraba previamente en los planes de Google pero el caso es que la compañía ha publicado un post en el que explican que el servicio estará disponible medianamente hasta finales de año, cosa que ya sabíamos, pero que las herramientas para exportar todo lo que los usuarios tuviesen en sus respectivas cuentas lo van a hacer mucho antes. También ha concretado que algunas partes del proyecto pasaran ahora a ser Open Source, con lo que muchas características se podrán aprovechar en otros servicios.

Pero lo más importante de todo es la afirmación de que están trabajando para incorporar muchas de esas características en servicios como Gmail. Es decir, que Google Wave, como tal, como nombre, como servicio único, está muerto y parece que Google no va a dar marcha atrás en eso, pero ha servido como campo de pruebas experimental para trasladar muchas de esas funcionalidades a otras áreas. Wave estaba pensada para ser una herramienta colaborativa y en mi opinión es justo lo que van a aprovechar de ella, la edición simultánea, la estructuración en forma de Waves, las miniaplicaciones dentro de la página... todo eso es muy útil y creo que sería bueno si alguna vez pudiésemos disfrutarlo en otros servicios.

Via: Mashable