Hace unos días se celebró en Reino Unido un evento titulado “Google, ¿amigo o enemigo de los editores de periódicos?” en el que se dieron presencia responsables de medios anglosajones y de la empresa del buscador en este país. En este coloquio se debatió de qué modo afecta el buscador a los medios tradicionales con presencia en Internet.

Peter Barron, uno de los relaciones públicas de Google en Inglaterra que estuvo presente en esta charla aseguró desde un primer momento -como no podía ser de otro modo- que son inequívocamente amigos de los editores de periódicos y su objetivo es trabajar junto a ellos. Barron aseguró que las organizaciones de noticias ponen sus contenidos en la web de forma gratuita por su propia voluntad y que Google ayuda a la gente a encontrar ese contenido, enviando miles de clicks todos los días. Y una vez allí esos clicks se convierten en una oportunidad de negocio.

Algo en lo que no está completamente de acuerdo Matt Kelly, la directora de contenidos digitales de Mirror Group, quien afirmó muy contundentemente que el valor de la audiencia que reciben mediante los buscadores es mucho menor que los que llegan desde otros medios, incluso asegurando que prefiere tener un click que provenga de Twitter que 100 de Google. Tampoco dudó en destacar que lo que hace cuatro o cinco años valían ocho libras de hoy en día apenas son 80 céntimos, lo cual para ellos no es un modelo de negocio sostenible. Es producto de la erosión del compromiso que Google trajo a los contenidos informativos.

Poco antes de estas palabras Patrick Barwise, profesor de la Escuela de Negocios de Londres señaló que los buscadores son algo bueno para los consumidores y para los anunciantes, pero malo para las compañías de medios.

Google ayuda a la gente encontrar el contenido, sin embargo si usted puede imaginar un mundo en el que Google no exista ni nada como él, ese mucho sería mucho mejor para las organizaciones de noticias. El importe de los ingresos generados por lector en línea es mucho menor de lo que podría ser.

Y esta sin duda es una de las principales claves por la que los medios tradicionales están en contra de los buscadores en general y de Google en particular. Estos hacen que las visitas que llegan a sus páginas web sean muy residuales: llegan, leen y se van. Lo cual provoca un descenso de ingresos por publicidad en los sitios y por ello valoran mucho más las visitas llegadas desde Twitter o cualquier otra red social.

La respuesta a estos argumentos por parte de Peter Barron fue simple: esto es algo causado por Internet en general, ya que ha cambiado el patrón de los medios de prensa para siempre. Algo en lo que tiene toda la razón y lo cierto es que poco pueden hacer los medios tradicionales para evitarlo. Pero del mismo modo que les han traído problemas también pueden este muchas cosas buenas, tan sólo, como ocurre en otras industrias, se tienen que adaptar y usar un modelo de negocio que les permita seguir adelante. Uno de esos cambios podría ser, según comentan, la conversión total a medios digitales con ingresos por publicidad más sostenibles y otra opción es la que ha adoptado The Times con el pago por acceder a sus contenidos.

Las comunicaciones por Internet serán cada vez mayores, por lo que los medios tradicionales tendrán que mover ficha cuanto antes para adaptarse, ¿Cuál piensas que será el mejor camino que pueden tomar?

Via: La Tejedora | Journailsm