Señoras y señores, el Universo vuelve a sorprender al hombre y lo que se suponía que no era posible ha pasado: un grupo internacional de científicos - entre los que hay varios españoles - han detectado por primera vez poderosos rayos gamma en una nova, tipo de explosión termonuclear que se da en el espacio la cual hasta hoy se creía que no tenía el poder suficiente como para generar esta clase de radiación de alta energía.

La historia es apasionante, como todas las relacionadas con astronomía, y comenzó el pasado 11 de marzo, día en el que dos japoneses aficionados a esto de apuntar al cielo con sus telescopios, Koichi Nishiyama y Fujio Kabashima, observaron que una estrella situada en la constelación del Cisne había multiplicado por diez su brillo en tan solo tres días (el día 9 de marzo fotografiaron la estrella y al volver a fotogafiarla tres días después fue cuando se percataron de que su brillo había aumentando de manera considerable). Ante tal acontecimiento los dos aficionados decidieron contactar con la Universidad Hiroyuki Maehara de Tokio para informarles del suceso quienes a su vez se lo notificaron a los astrónomos de todo el mundo, momento en el que la “rueda de la ciencia” comenzó a moverse.

Dos días después del aviso de nuestros dos astrónomos el telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi (LAT por sus siglas en inglés) detectó un importante chorro de rayos gamma que provenía justamente de la zona en la que se encontraba la estrella brillante, así que estaba claro que lo que habían observado Koichi Nishiyama y Fujio Kabashim (ese cambio tan brusco de brillo en un cuerpo celeste) era una supernova ya que es el único tipo de explosión termonuclear estelar generado por una estrella que produce también rayos gamma (y obviamente grandes cantidades de luz repentinamente). Esto era lo que indicaba la lógica sustentada en muchos años de observación, pero resulta que cuando estudiaron más en profundidad la fuente de los rayos lo que detectaron fue un sistema binario formado por una enana blanca y una gigante roja.

¿Y eso qué significa? Pues que lo que estaban viendo los científicos del LAT no era una supernova sino una nova, un tipo de explosión que tiene lugar cuando una enana blanca absorbe el exceso de hidrógeno desprendido por una enana roja hasta que llega un momento en el que, tras acumular la enana blanca grandes cantidades de hidrógeno en su superficie que se van compactando, la temperatura aumenta tanto que tiene lugar una tremenda explosión termonuclear, con la peculiaridad de que tanto la gigante roja como la enana blanca pueden sobrevivir al acontecimiento y seguir produciendo varias novas más. Ahora bien, aunque el poder de una nova es impresionante, se queda lejos de las supernovas y, salvo esta excepción, no tienen la potencia suficiente como para generar rayos gamma.

Muy bien, ¿qué ha pasado entonces en esta ocasión? es la siguiente cuestión obvia que muchos se estarán planteando. Pues bueno, los científicos creen que los rayos gamma detectados fueron causados por la onda de choque generada por la explosión en la superfie de la enana blanca tras impactar esta, a velocidades muy cercanas a la de la luz, contra los gases de la gigante roja.

Otra vez más el Universo nos la juega y lo que hasta hoy habíamos dado como verdad absoluta, que las novas no tienen la suficiente potencia para generar rayos gamma, se acaba de caer por su propio peso con este nuevo descubrimiento. Ahora las preguntas que quedan en el aire son muchas, por ejemplo si la enana blanca que nos ocupa o la gigante roja tenían algo de especial, si hubo una serie de factores que potenciaron la explosión, y lo más importante, si estamos ante un hecho completamente aislado o por el contrario si que es habitual que las novas generen rayos gamma (esto último es lo más probable. Hasta hace poco no se había “observado” ningún agujero negro y después de que se encontró el primero empezaron a darse con muchos más).

Imagen: David A. Hardy's

¡Atención!: como digo en varios de los comentarios de este mismo post la terrible falta que había en el post - por la cual ya he recibido 5 latigazos (así nos las gastamos por aquí) - fue corregida justo después de que saliera publicado el post (puede que algunos la sigáis viendo por temas de la memoria caché de vuestro navegador). Todo comentario que siga "hurgando" en el tema, será eliminado (ya que carece de sentido seguir apuntando un fallo que está corregido). Gracias y perdón por el error.

Actualización: Debido a que, aunque la falta que había en el post ya está corregida, muchos la seguís viendo - estamos intentando solucionarlo - y otros muchos no leen la explicación que aparece justo encima de este párrafo y continúan dejando comentarios resaltando el error que como digo está corregido, se ha decidido cerrar los comentarios de la entrada temporalmente. Disculpen las molestias.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.