La próxima vez que estés dentro de tu auto, atrapado en el tráfico, sin moverte por unos minutos recuerda lo que está pasando estos días a las afueras de Beijing: un atasco vehicular que ha durado más de 12 días (se inició el pasado 14 de agosto) y que se extiende por más de 100 kilómetros.

Lo más grave: no parece tener una solución próxima.

Aún cuando la televisión estatal China reporta que «todo ha vuelto a la normalidad», AP envió algunos corresponsales a tomar fotos del atasco masivo con resultados sorprendentes: personas durmiendo en el piso bajo sus camiones, compra y venta de comida entre afectados e historias de gente que ha estado 6 días atrapado en el tráfico.

El aparente causante directo del problema es una construcción en una de las tres grandes autopistas que entran a Beijing, construcción que, *oh ironía, intentaba aliviar el problema de los congestionamientos viales ahora que están aceptando la entrada de más camiones transportando toda clase de materiales para la ciudad principal de un país que está experimentando un crecimiento espectacular.

Esto probablemente rompa cualquier récord previo con relación a atascos vehiculares, específicamente de tiempo, porque de extensión lo sigue teniendo Sao Paulo, que según la Revista Time, el 10 de junio de 2009 tuvieron uno de 293 km de filas acumuladas.