Los rumores de que Apple deje de ofrecer el iPhone en exclusiva con AT&T llevan muchísimo tiempo en el aire. De hecho cuando comenzaron los primeros rumores serios sobre el que ahora es el iPhone 4 se hablaba de una posible comercialización con ambas operadoras. En algunos países como España de hecho esa exclusividad sí ha desaparecido y hemos pasado de tener solamente la opción de Movistar a ampliar la oferta con Vodafone y Orange, no dos, sino tres operadoras ofreciendo el teléfono de la compañía.

¿Cuál es el problema con Verizon? Pues que esta utiliza CDMA mientras que AT&T lo hace con GSM, en España todas las operadoras también usan este último y es por eso no ha habido ningún problema. Pero las alertas se han disparado cuando al parecer Apple ha ordenado una gran cantidad de chipsets a Qualcomm, un movimiento que sólo puede explicarse con la introducción de un modelo de iPhone que funcionase bajo CDMA. Se espera que Verizon empiece a comercializarlo en Enero de 2011.

Vale, estupendo, todos nos alegramos por los americanos que estén en Verizon y quieran tener un iPhone, pero el caso es que esto nos afecta a los demás países de manera más o menos indirecta. En primer lugar, y esto es sólo una observación ¿qué pasa con el cacareado iPhone blanco? Porque desde que se lanzase en la keynote entre ovaciones del público sólo ha sufrido retrasos y excusas por parte de Apple que aluden al proceso de fabricación. Es un suponer, pero me terminaría de cuadrar todo si finalmente el modelo en blanco sale en conjunto con el nuevo acuerdo con Verizon, como una manera de promocionarlo. Hace poco saltaba la noticia de que hasta noviembre como poco no iba a estar disponible en ese color, un mes arriba un mes abajo las fechas cuadran.

En segundo lugar ¿qué pasa con la antena? Confieso que de las primeras cosas que hice cuando tuve mi iPhone 4 en las manos fue ponerle el dedo de mil maneras distintas en la rajita del marco metálico que separa ambas antenas sin conseguir más que bajarle una, dos a lo sumo, barras de cobertura. No considero por tanto que el antennagate sea un problema pero está claro que ha empañado mucho el lanzamiento del nuevo iPhone, obligó a Jobs a salir con un cabreo (aunque no se le notase) de mil demonios a dar una rueda de prensa mitad explicativa, mitad excusa, y encima regalar Bumpers gratis hasta septiembre, con la de millones que tiene que haber detrás de eso.

Cuando parecía que Apple no hacía más que quitarle hierro al asunto y decía aquello de 'eso le pasa a todos los smartphones', el despido de Mark Papermaster ha levantado cierto revuelo sobre si estaban tan tranquilos con el tema del antennagate como parece. Para mí es muy posible que el iPhone de Verizon salga con algún tipo de mejora en la antena para evitar la pérdida de cobertura, lo que deja a AT&T en una posición todavía más baja. Es decir, que puede que Apple estuviese considerando comercializar el iPhone con Verizon o puede que no, pero que el dichoso color blanco y el caso antennagate hayan acelerado todo y asistamos a un lanzamiento del teléfono en pleno enero, un caso, cuanto menos, atípico.

Via: Gizmóvil