Volver al Futuro cumple 25 años

Algo increíble del paso del tiempo es que nos da una perspectiva diferente de las cosas, y tiendes a ver el conjunto, la suma de las partes, el panorama completo. Sentarte en el balcón de tu casa a reflexionar sobre el pasado, te da la misma experiencia que mirar un álbum de fotos de un cumpleaños o evento importante. Tienes la posibilidad de ver el todo, cada foto individual cuenta una pequeña parte de la historia, es el álbum completo el que cuenta toda la historia. Lo mismo ocurre con la memoria y el tiempo. A mi en particular, cuando viví los 80s, todo me parecía increíblemente tonto y vacío. Con el paso del tiempo me he sentido increíblemente dichoso de haber vivido muchas "fotos" de esa década "perdida": desde Motley Crue hasta Volver al Futuro, pasando por mil otras maravillas ochentosas. Es el conjunto de lo que fueron esos años los que le dan una profundidad que en aquel momento no tenían para mi.

Así que la vida y nuestros recuerdos se van formando de pequeñas partículas del tiempo, algunas que por si solas no tienen mucha repercusión e importancia, pero cuando las pones todas juntas a interactuar ocurre la magia. La vida es entonces un cúmulo de experiencias temporales en los cuales la cultura predominante, de los años que te han tocado vivir, forman parte insoluble. Lo bueno de todo es que tus aficiones, gustos e ideas, te hacen buscar un camino en tu temporalidad. Es esa ruta la que termina definiendo como persona. No puedes escapar a los años que te han tocado vivir, es cosa de buscar que quieres vivir en esos años, para que en un futuro puedas mirar atras y sonreír.

Parte de mi ruta por aquellos 80s está en la película Volver al Futuro (Back to The Future 1985), viviendo entre saltos en el tiempo y manejando un DeLorean. Así he podido resucitar 15 o 20 o 25 años después, y sentir que 1985 nunca se fue, que siempre ha estado allí. Y si tienes la memoria o el corazón sensibles, el viaje será alucinantemente real. Un déjà vu planificado. Un salto cuántico al pasado a nivel neuronal. El mismo latido del 85 en el futuro (tu tiempo presente).

Back to the Future cumple 25 años. Una de las películas de culto de los años 80s ya tiene un cuarto de siglo. Su estreno según IMDB y la Wikipedia fue el 3 de julio de 1985, algunos aseguran que fue el 5 de julio del mismo año. La fiesta de cumpleaños se celebra con el lanzamiento de las tres películas de la trilogía en formato Blu-ray. Para aquellos que no la han visto se trata de una gran referencia de la cultura pop de aquellos años. La perfección del formato blockbuster, de la gran película, los grandes efectos especiales, grandes decorados, buena música y mil marcas haciendo publicidad encubierta. Con un detalle que la hace diferente, un guión increíblemente divertido, sin grandes pretensiones intelectuales retrata muy bien diferentes épocas, incluso una que está por llegar en 5 años. Ve preparándote para los carros voladores. La historia principal tiene que ver con viajes en el tiempo, paradojas, la relación de amistad entre un joven y un científico medio loco de diferentes generaciones (algo que poco se ve en el cine).

Fue la película más exitosa de 1985, y como dato curioso Ronald Reagan la cito en el discurso del estado de la Nación de 1986. Para el American Film Institute es una de las 10 películas más importantes de la ciencia ficción. Luego de la película original se hicieron dos más que completaron la trilogía: Back to the Future II (1989) y Back to the Future III (1990). Hoy muchas personas en Twitter han confundido los 25 años del estreno con el viaje en el tiempo, suponiendo que efectivamente Marty o el Doc visitaron el 5 de julio de 2010. Lo cual no es cierto, nunca vinieron a este año.

Por mi parte me preparo escuchando la música de la banda sonora por Spotify mientras escribo este post. Para más tarde aprovechar el feriado que tenemos en Venezuela y ver la primera película en DVD. Ver nuevamente a Michael J. Fox haciendo el papel de Marty McFly tocando una guitarra eléctrica y escucharlas explicaciones científicas del Doc Emmett Brown (un creador de mitos), es viajar por el tiempo. Volver a los 80s, ver ese mundo con más color en la ropa. Esperar la tormenta que detendrá nuestro reloj. Para darte cuenta que un grupo de tus recuerdos se quedaron allí detenidos para siempre, justo en aquel momento en que un rayo golpea ese edificio sin tiempo.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies