A los japoneses les gustan los productos made in Japan, por eso nadie se sorprendió de que, a pesar del éxito obtenido en todo occidente, el iPhone fuese al principio un rotundo fracaso en el país del sol naciente. Enorme cantidad de artículos retrataron esta situación y siempre, además del amor japonés por lo propio, saltaba a la luz la distancia tecnológica que los separa de prácticamente el resto del mundo. Es decir, que si bien en todo Europa y Estados Unidos el iPhone era "revolucionario", en Japón ni siquiera representaba una buena competencia a los teléfonos nativos.

Pero a pesar del panorama y de los vaticinios de continuo fracaso, el iPhone se convirtió en el smartphone más vendido de Japón en el 2009, con un aplastante 46% del mercado. El teléfono inteligente más vendido del año en Japón fue el iPhone 3G y segundo el iPhone 3GS, aparantemente los japoneses se volvieron locos por el dispositivo de Apple. Y a pesar de la importancia del mercado japonés, hay un mercado asiático que en volumen es un poco más importante. Claro, hablo del país enemistado con Google, China.

Liu Chuanzhi, fundador y ejecutivo de Lenovo, dijo al Financial Times:

Tenemos suerte de que Steve Jobs y su mal temperamento no se preocupen por China. Si Apple se esforzase por llegar al consumidor chino del mismo modo en que lo hacemos nosotros, estaríamos en problemas.

Ocurre que Lenovo ha logrado superar la crisis económica gracias a la fuerza que tiene la compañía en China, donde tiene un 30% del mercado tecnológico y ahora se está expandiendo al sector móvil, con el lanzamiento del teléfono LePhone. En China el iPhone sólo lo vende el segundo operador móvil y a un precio muy alto, por lo que a pesar de que la gente quiere adquirirlo, prácticamente no tiene cómo ni dónde hacerlo. De todos modos, las palabras del fundador del gigante chino que se hizo conocido al adquirir la división de computación personal de IBM pueden ser contraproducentes a su recuperación. ¿Cuál fue la respuesta de Apple a los dichos de Chanzhi?

Ejecutivos de Cupertino dijeron que ven al mercado chino como una excelente posibilidad de crecimiento y anunciaron que abrirán este sábado una tienda en Shanghai, en tanto para fin de año podrían contar con 25 tiendas en suelo chino. Es obvio que la construcción de las tiendas no son productos de las declaraciones arriba mencionadas, pero estas no podrían haber llegado en peor momento. Igualmente, ante la inminencia de una probable batalla Lenovo vs. Apple en China, me quedo con una crítica realizada por Chuanzhi al CEO de Apple:

Mi teoría es que un manager debe ser como la cuerda que une las cuentas de un collar, pero Jobs es él mismo una GRAN cuenta.

Vía: Financial Times