Realmente lo de Comic-Con se queda corto. Corto no, cortísimo. Porque he estado preparando una nota sobre ella para TVlia y lo de los cómics es casi una anécdota. Bueno, no, porque ya quisiéramos en muchos sitios tener convenciones de cómic que sólo cubrieran la mitad de lo que cubre la parte de cómics de la Comic-Con, pero es que además hay series, películas, videojuegos... Es el paraíso del geek.

Y es que ¿en qué otro lugar podemos reunir a personajes como Stan Lee, JJ Abrams, Rod Roddenberry, Joss Whedon, Toby Whithouse y otros magnates del geekismo bajo un mismo techo? ¿Y hablando entre ellos? Del 22 al 25 de julio en San Diego, California será la única oportunidad en mucho, mucho tiempo.

Pero la cosa no es sólo para fans consumidores, sino también para los que aspiran a creadores: a lo largo de los cuatro días de frenética programación los asistentes podrán aprender de los mejores, no sólo en el campo de los cómics —que también— sino en producción de cine y televisión. Hay programas de evaluación de portfolios, conferencias y talleres para guionistas aspirantes, guías para compositores de música para ciencia-ficción e incluso un panel de expertos que te enseñarán como hacer un corto doméstico sacándole el máximo partido a tus equipos.

El viernes está además consagrado a Star Wars, aunque la presencia de la franquicia más exprimida querida está muy bien repartida a lo largo de la programación.

Si algo malo hay que verle es que, a lo largo de cuatro días hay una programación tan apretada y completa que no es que sea imposible verlo todo: es imposible ver la mitad de las cosas. Por eso yo casi me alegro de no ir: me voy a enterar de todo por internet sin necesidad de sufrir empujones ni apreturas... Bah. ¿A quién quiero engañar? Me muero por no ir.

¿Y vosotros? ¿Habéis ido alguna vez? ¿Tenéis entradas para esta? ¿O lo seguiréis desde casa, como este humilde blogger?

👇 Más en Hipertextual