Confieso que hace un buen par de años, cuando era chico, al oir hablar de computación cuántica pensaba que se trataba de otro timo más, producto de que el término "cuántico" se había puesto de moda (es que elijan una disciplina cualquiera, le agregan "cuántico" y ya tienen un nuevo paradigma revolucionario de lo que sea). Luego investigué y descubrí que se trata de investigaciones concretas e interesantísimas, por más que puedan faltar unos 50 años para que veamos un ordenador cuántico. Es interesante sobre todo porque los avances realizados no suelen ser producto de investigaciones especializadas sino de estudios, experimentos e investigaciones sobre mecánica cuántica en general, en concreto sobre las implicancias fundamentales de esta sobre la naturaleza de la información.

De acuerdo a un estudio publicado en la revista Nature, científicos han encontrado un nuevo método para controlar los estados cuánticos de partículas sólidas, posibilitando de este modo un nuevo enfoque en la computación cuántica. ¿Por qué? Las partículas suelen ser bastante inestables y difíciles de controlar, por lo que crean errores y tanto la información que es conducida por ellas como los cálculos realizados no son nada confiables.

El avance consiste en trabajar con partículas en distintos estados como el Rydberg, utilizando átomos en estado sólido, ya que en este estado cuentan con una particularidad: al ser utilizadas, sólo se relacionarán estando excitadas, manteniéndose de otra manera independientes. Es cierto, podrá no parecer mucho, pero gracias a este descubrimiento lograron, enviando emisiones de radiación a átomos de fósforo, controlarlos más rápido de lo que se había logrado hasta el momento. Falta mucho todavía para que la computación cuántica sea un hecho concreto, pero continúan los avances.

Vía: Ars Technica

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.