Durante los últimos meses hemos ido viendo como Flash iba perdiendo además de popularidad algo de terreno respecto a la reproducción de vídeo en gracias a los estándares en HTML5 que diferentes portales han ido adoptando durante este tiempo, ahora uno de los servicios más populares como es YouTube ha indicado mediante su blog que HTML5 no es suficiente para cubrir todas sus necesidades.

Algo que argumentan a la perfección y tienen mucha razón por no decir que toda. El primer punto que destacan es que no hay un formato de vídeo estándar apoyada por todas las empresas y organizaciones. Ahora tenemos principalmente dos frentes claramente definidos, por un lado tenemos a Google apoyando WebM mientras que otros grandes como Apple o Microsoft apoyan H.264.

Este es principalmente uno de los grandes escollos de HTML5 y es que hasta que no se resuelva esto y se apoye un formato completamente se mantendrá un tira y afloja que se quiera o no retrasará algo el avance de HTML5 respecto a Flash.

El resto de inconvenientes que comenta YouTube son más técnicos, entre esos problemas que se encuentra el popular servicio de vídeos de Google se encuentra que no se permite seleccionar la calidad de la reproducción del vídeo, además tampoco hay un soporte total para la reproducción en pantalla completa, así como diferentes herramientas que permiten controlar la reproducción de los vídeos por parte de los propietarios de estos.

Algo también a tener muy en cuenta es que no se puede embeber vídeos con HTML5, es decir, actualmente no podríamos poner un vídeo de YouTube en nuestra página web o blog como lo hacemos actualmente con Flash. Todo esto son cosas que harían imposible ahora mismo una migración completa de Flash a HTML5 por parte del servicio de vídeos de Google.

HTML5 no ha aterrizado completamente en la web, según lo vaya haciendo todas estas cosas se irán mejorando y llegará un momento que se podrá equiparar, esperemos, a la reproducción de vídeo en Flash, evidentemente nadie se habrá planteado de forma seria una migración de Flash a HTML5, principalmente porque no todos los navegadores tienen soporte todavía sobre este estándar y si realmente alguien lo ha planteado ha sido en escenarios muy concretos como puede ser la reproducción en determinados dispositivos.