Google Parques eólicos en Iowa

Si bien últimamente Google anda comprándose una empresa nueva cada mes, esta vez les vengo con la noticia de que han firmado un trato para comprar por los próximos 20 años 114 megawatts de energía limpia generada de en los parques eólicos de Iowa de NextEra Energy Resources.

Que la gran G es una compañía que decididamente se toma en serio su impacto ambiental no es nuevo. Seguramente recuerden las simpáticas cabras que cortan el pasto del Googleplex en Mountain View, y hace unos meses les contamos sobre una fuerte inversión en parques eólicos, y sólo son dos ejemplos de muchos más. Desde que en 2007 decidieron alcanzar la neutralidad respecto a sus emisiones de carbono, y han estado invirtiendo y participando en esto. En febrero consiguieron que el gobierno de Estados Unidos les permita comerciar con su energía al precio del mercado, y hacia allí van con esta iniciativa:

Dependemos de grandes cantidades de electricidad para impulsar los servicios de Google y queremos llevar a cabo acciones para apoyar la energía renovable. Mientras continuamos operando con los data centers que hacen un uso más eficiente de la energía, y trabajamos para ser carbono neutrales, nos hace felices también poder comprar energía de recursos renovables.

Eso dijo Urs Hoelzle, SVP de Operaciones, remarcando que con este acuerdo con Google toma responsabilidad de su huella de carbono, obtendrá una cantidad de energía equivalente a la que alimenta varios de sus data centers, y a la vez fomentará el crecimiento del sector de las energías limpias y renovables, ya que aseguran el desarrollo de nuevos proyectos mediante esta financiación asegurada en los próximos 20 años, incentivando además a otros productores de energía para cubrir la energía que Google moverá en el mercado. Porque no se trata de que Google esté comprando esta energía para usarla en sus instalaciones, porque es energía que va al suministro eléctrico, se trata de la compensación por la huella de carbono que emite la gran compañía, y que se maneja a través de Certificados de Energía Renovable (RECs), que puede administrar como si fuera una empresa de servicios públicos gracias al antes mencionado acuerdo con la FERC.

La gran G cada vez más es también G de green. Si consideramos la cantidad de energía que se requiere para tener funcionando tantos data centers, que quieran ser carbono neutrales es un paso ejemplar que sería interesante que otras compañías sigan. Y es que además el modelo que proponen con esto puede resutarles atractivo a otros porque claro, con este plan a 20 años, Google también se asegura no perjudicarse si hay futuros aumentos en el precio de la energía. Son conscientes sobre el impacto ambiental, pero también hacen negocios inteligentes.

Esto último no tiene nada que ver con Google, pero siempre que leo sobre energía eólica recuerdo este genial comercial para Epuron de Nordpol Hamburg.

Vía: Mashable