Considerando que la **Canon EOS 5D Mk II** cuesta **2.499 dólares** o unos **2.200€** resulta *grave* que el sensor quede fulminado (bueno, quemado) después de que pasa un láser a cierto ángulo y con cierta intensidad por el lente de la cámara.

Le sucede a un español que mientras grababa el desfile del orgullo gay en Madrid, alguien apunta un láser hacia él (aparentemente desde un bus de Google) dejando una línea que evidencia cómo quedó quemado el sensor de la cámara.

Podría ser un caso aislado y producto de muy pero muy mala suerte pero resulta difícil pensar en esos términos considerando que a **Theis Poulsen** le pasó exactamente lo mismo durante una fiesta. En este caso la envió al soporte técnico e hicieron el cambio del sensor sin preguntar mucho.

En todo caso, si eres poseedor de una de lo que yo considero es la mejor cámara de fotos del mundo (tengo una, y soy muy feliz), ten cuidado en lugares donde sabes que hay lásers intensos.

¡Gracias [Pablo Bigatti](http://www.pablobigatti.com)!

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.