Como la mayoría sabe de sobra ya a estas alturas del partido dentro del mundo de la electrónica de consumo un nuevo tipo de producto ha eclosionado de manera muy fuerte: sí, hablo de los lectores de libros electrónicos. La veda la abrió la gente de Amazon con el Kindle, dispositivo que tuvo buena acogida en el mercado lo que provocó que otro montón de tecnológicas, tras ver esa buena acogida del Kindle, empezaran a lanzar sus propios modelos de lector de libros electrónicos dando lugar finalmente al ecosistema que tenemos hoy en día en el que la competencia aumenta por momentos.

Debido a este brutal aumento de competencia en el sector de los ereaders la tensión entre las diferentes empresas va a más y ya hemos asistido a casos de demandas entre competidores, por ejemplo aquella que Spring Desing le endosó a los de Barnes & Noble a finales del año pasado. Pues bien, en las últimas horas se ha sabido que la oficina de patentes de EE.UU le ha aprobado a Amazon su patente original del Kindle que presentaron allá por el año 2006 con la cual la mentada empresa podría si se lo propusiera aplastar a varios competidores directos, es decir que la tensión en este mercado, que ya estaba por las nubes, acaba de aumentar otros diez puntos más. Entre otras cosas, esto podemos leer en la patente que amenaza con sembrar el caos:

Un dispositivo electrónico portátil compuesto por: una carcasa; una pantalla de papel electrónica dispuesta en la carcasa y con una primera superficie; y una pantalla de cristal líquido (LCD) dispuesta próxima a la pantalla de papel electrónico, teniendo la LCD una segunda área de superficie inferior a la primera de la pantalla de papel electrónico.

El problema como vemos es que el texto es muy vago y le abre las puertas de par en par a Amazon para poder demandar a varios de sus competidores, por poner un ejemplo con esta patente debajo del brazo podrían ir a cuchillo a por el Nook, el ereader propiedad de Barnes & Noble.

Y dicho todo esto, personalmente no entiendo nada. Vale que sería estúpido por parte de Amazon ponerse a intentar aplastar legalmente a diestra y siniestra a sus competidores y dudo completamente que lo hagan, pero la realidad es que la patente les da potestad para poder emprender acciones legales en cualquier momento, o dicho de otra manera, la patente es una espada de Damocles sobre las cabezas de varios competidores. Por otro lado no entiendo muy bien como es posible que la oficina de patentes haya aprobado esta sin mover ni una coma, en el 2006 hubiera tenido lógica aprobarla, pero ahora, cuatro años después en los que ha nacido un mercado en el que hay varios dispositivos “que la incumplen”, no tiene sentido, están creando incertidumbre sin ninguna necesidad y eso en los mercados siempre suela dar problemas.

Por el momento ni Amazon ni nadie ha realizado ninguna declaración sobre el tema así que poco más se puede añadir. Solamente nos queda esperar y ver como van evolucionando las cosas y de lo que si que estoy segurísimo es que en estos momentos varios fabricantes de lectores de libros electrónicos estarán consultando a sus abogados.

Vía: Engadget en español - Bitelia

👇 Más en Hipertextual