Sin duda de entre todas las misiones espaciales que a día de hoy están estudiando nuestros vasto universo una sobre la que más expectativas hay puestas es la Planck Surveyor, el telescopio de ultimísima generación que la Agencia Espacial Europea lanzó el 14 de mayo de 2009, junto al Observatorio Espacial Herschel, para conocer mejor cómo se formó el Universo. Pues bien, el Planck ya ha dado sus primeros frutos, concretamente la imagen que veis justo debajo de estas líneas.

Bo, pues yo solamente veo marchas de colores” estarán pensando muchos. No amigos, esta imagen es mucho más que eso, estáis ante el mapa más preciso y completo de todo el Universo conocido que jamás se haya hecho antes el cual los científicos de la ESA han tardado casi un año en terminar. Por puntualizar un poco más en el centro de la imagen vemos el disco principal de la esplendorosa y viva Vía Láctea flanqueada arriba y abajo por polvo y gas en el que se forman nuevas estrellas.

Pero la parte más importante de este mapa no es la más espectacular sino la que menos luce, ese fondo moteado de color rosáceo y amarillo que se conoce como la radiación de fondo de microondas (CMB), la luz más antigua de nuestro universo resultante de la explosión que dio lugar a el cosmos en la que están todas las pistas para comprender cómo se formó el Universo. Y a estudiar eso justamente se van a dedicar a partir de ahora la gente de la ESA, escudriñarán de manera detallada la radiación de fondo de microondas y sus fluctuaciones de intensidad con el principal objetivo de encontrar evidencias de uno de los primeros eventos que la teoría ha predicho tuvo que darse al crearse el Universo, la inflación cósmica.

Eso sí, nos va a toca esperar para tener las primeras conclusiones ya que hasta el 2012 no contaremos con el informe completo de las imágenes de la CMB captadas por el Planck (se harán otros tres mapas más como este, bueno no, aún más detallados), conclusiones que servidor no se aguanta a conocer pero que como digo lamentablemente tardarán un poco en llegar.