A finales de año Microsoft lanzará oficialmente Windows 7 Phone, sistema operativo para smartphones con el que pretende hacer competencia a Android de Google y el iPhone de Apple, pero llega con mucho retraso como llamar la atención de los consumidores de una forma rápida y también de los desarrolladores de aplicaciones, a los que está conquistando a base de talonario.

Las aplicaciones son cada vez más importante para los smartphones, pueden llegar a influir en la decisión de compra del consumidor ya que estas amplían exponencialmente el uso que le vayamos a dar a nuestro dispositivo. Esto es algo que las empresas saben y de hecho gran parte de su negocio gira entorno a las AppStore o Android Market, en el caso de Apple y Google respectivamente, por lo que se podría decir que un teléfono inteligente sin aplicaciones, está prácticamente muerto de cara al futuro.

Para tener aplicaciones buenas necesitas que los desarrolladores estén programando para tu plataforma y eso es algo que realmente cuesta de conseguir al principio, sobre todo cuando estos ya tienen su hueco y negocio en otras plataformas, mayoritariamente en la de Apple. Así que al parecer la única forma que ha visto Microsoft de tener aplicaciones buenas desde un primer momento es pagando a los desarrolladores para que porten estas a Windows 7 Phone.

Pero es un cambio que no es nada sencillo para los programadores, ya que al ser dos plataformas completamente diferentes los lenguajes que se usan no son, por lo que no es una tarea sencilla. No obstante como comentan en Appleweblog es posible que Microsoft pueda ofrecerles alguna herramienta para facilitarles el trabajo.

Es una táctica un poco a la desesperada pero por un lado algo lógica, intentando minimizar el daño de haber tardado tanto en entrar al mercado con una plataforma decente capaz de competir con el resto. El tiempo dirá si es la forma adecuada de atraer desarrolladores y por ende, de los consumidores, que con las aplicaciones que usan normalmente también disponibles en Windows 7 Phone se podrían plantear de una mejor manera dar el salto.