RapidShare vuelve a modificar su servicio y en esta ocasión lo ha hecho dejando de premiar a los usuarios que tengan las descargas más populares. Hasta ahora este popular servicio premiaba a los usuarios con un programa de puntos llamado RapidPoints por medio el cual se podían obtener diferentes premios o renovar el servicio durante más tiempo.

Este popular servicio de descargas directas es quizá el que más movimientos está haciendo para acercarse a la industria del copyright y que por lo tanto acorta poco a poco los beneficios que obtenía el usuario de su servicio frente a otros. Ser uno de los más conocidos en este sector no le está ayudando y hasta ahora la única forma que tenían de tirar balones fuera sobre las acusaciones de la industria es trabajar para borrar archivos con derechos de autor y eliminar las cuentas de los usuarios que lo subían.

Esta es una nueva modificación que va en ese sentido, que la industria del copyright vea que ellos no son los malos y que estos son los usuarios que suben archivos protegidos por derechos de autor a su servicio. Que les premien de alguna manera seguramente es algo que la industria no ve con buenos ojos. En cualquier caso, si es cierto que en las condiciones de uso del servicio pone bastante claro lo que se puede subir y lo que no.

A pesar de todas las modificaciones que ha realizado hasta el momento muchos usuarios se han mantenido fieles al servicio que ofrece RapidShare, que es un buen servicio ojo. Por el momento poco a poco son más los usuarios que están usando otras opciones y corren el serio riesgo de terminar perdiendo muchos usuarios si no manejan la situación de un modo mejor, algo que si está haciendo su principal competidor, MegaUpload.

Las descargas directas se han hecho muy populares durante los últimos meses por que permiten realizar descargas de una forma rápida y cómoda, sin embargo tienen como principal inconveniente que se esta sujeto al servicio de una empresa que se puede modificar en cualquier momento, algo que no sucede en las redes P2P y por lo cual -entre otros motivos- siguen todavía muy vivas. Este paso de RapidShare no quiere decir que los servicios de descarga directa vayan a desaparecer, pero si deja claro que su escenario es mucho más complicado que el de otras alternativas que los usuarios también tienen a mano, como son las redes peer to peer, a las que siempre se puede acudir para compartir archivos.