Menuda sorpresa se han llevado los chicos de la NASA al descubrir que el Lunokhod 1, uno de los abuelos de la carrera espacial entre EE.UU y la Unión Soviética, sigue vivito y coleando. El robot soviético lleva abandonado los últimos 40 años en las llanuras lunares. A pesar de su edad, el Lunkhod 1 no sólo se niega a morir, sino que también sigue devolviendo señales láser a la Tierra. "Nos está hablando en voz alta y con claridad", señala el líder de la investigación, Tom Murphy, de la Universidad de California en San Diego.

De acuerdo con el reporte de la NASA, el 22 de abril, el equipo de Murphy halló al Lunokhod 1 y 2. Para mostrar si aún estaban en funcionamiento, lanzó pulsos de láser desde un telescopio de 3.5 metros, ubicado en el Punto Observatorio Apache (mejor conocido como APOLLO) en Nuevo México. Sorprendentemente, el Lunokhod 1 respondió con fuerza. "La mejor señal que hemos recibido del Lunokhod 2 en muchos años de esfuerzo son 750 fotones de regreso, pero tuvimos 2.000 fotones desde el Lunokhod 1 en nuestro primer intento", apuntó Murphy.

El programa Lunokhod (o Lunojod, por su castellanización) consistió en el envío de dos robots soviéticos que alunizaron en 1970 (L1) y 1973 (L2). Su objetivo era explorar la superficie del sátelite y enviar imágenes. Hasta el momento, estos exploradores han sido los únicos móviles automáticos que han explorado la Luna con una guía a control remoto. 40 años después de su aterrizaje, este reflector es aún lo suficientemente fuerte como para permitir obtener mediciones durante el día lunar. No cabe duda: ¡en antaño sí sabían construir cosas duraderas!

👇 Más en Hipertextual