Sin duda uno de los temas del año está siendo HTML5, el sucesor de la actual versión de HTML y que muchos también creemos reemplazará a Flash en la web, si no de forma total sí bastante significativa, lo que por supuesto no solamente digo yo. Varias grandes tecnológicas también han manifestado ya su apoyo a HTML5, como Google, Microsoft o Apple, estos últimos de los que más y muestra de ello es que han decidido darle ahora otro nuevo empujón de la mejor manera posible: mostrándolo en acción.

Concretamente siete ejemplos que demuestran la potencia de HTML5 y CSS3 han lanzado en un nuevo apartado de la web oficial de la empresa entre los que encontramos de todo (hace falta Safari para poder verlos/interactuar): un visor de vídeos que nos permite “jugar” con él, un editor de fuentes, una galería de imágenes y ejemplos de las posibilidades respecto a transiciones de imágenes, vistas de 360 grados y audio. Por supuesto todo esto sin necesidad alguna de instalar complementos adicionales y con unos consumos más que aceptables.

¿Que quieres más ejemplos por que aún no ves claro dónde está la gracia de HTML5 o simplemente pasas de Safari? Pues no hay problema, ahí va otra ración:

  • Ejemplos de CraftyMind. En uno de ellos podemos hacer saltar por los aires un vídeo según se reproduce y en el otro se reproduce un vídeo dentro de un efecto 3D
  • HTML5 también puede perfectamente darle batalla a Flash en otro de los campos que domina, los juegos, y este vídeo lo deja claro
  • Ahí va Sketchpad, completo programa para dibujar -dependen con qué lo comparemos por supuesto- realizado enteramente en HTML5
  • Ninguna duda cabe hoy en día de lo importante que son actualmente los reproductores de vídeo online. SublimeVideo es uno de esos, ligero, bonito, que no necesita plugins y claro, realizado en HTML5.
  • En el blog de desarrollo del navegador de Opera también podemos encontrar ejemplos del potencial de HTML5 y CSS3 aunque explicado más a nivel técnico

Para terminar me gustaría que todo el mundo se olvidara de la polémica entre Adobe y Apple y tras pensar fríamente, después de haber visto/cacharreado con todos estos ejemplos, diera su opinión sobre HTML5. La mía está clara: es un lenguaje tremendamente potente que la web necesitaba desde hacía bastante tiempo y deseo con todas las ganas que se extienda como la pólvora (independientemente de lo que le pase a Flash, diga Adobe o piense Steve Jobs).