Para nadie es un secreto que la FIFA y la tecnología no son muy amigas en el campo de juego. Desde hace muchísimos años hay un movimiento, no tan silencioso, que desea que los árbitros se apoyen en repeticiones de las jugadas en video, para tomar una mejor decisión, sobre todo en momentos que las cosas y jugadas no quedan muy claras. Esto trae muchos beneficios, pero también algunos nuevos problemas que pueden modificar definitivamente parte importante del fútbol: el truco, la viveza, el teatro. A veces la perfección trae consigo un equilibrio que convierte la pasión en neutralidad. No se bien que pensar, pero es un tema complejo y muy polémico. Quizás se debería permitir el uso de la tecnologia sólo para evaluar si un fuera de juego es un fuera de juego, y no usar las repeticiones de video para nada más.

Sea como sea, la FIFA por el momento no está dispuesta por al uso de la tecnología en muchas situaciones, incluso más allá del arbitraje. Motivado por los problemas en dos partidos de la Copa del Mundo, en los cuales los árbitros cometieron grandes, que cuestionan la integridad del resultado, han decidido ser más estrictos y no pasar repeticiones de jugadas polémicas en las pantallas de los estadios, alegando que esto puede traer problemas de seguridad. No quieren la rebelión de los asistentes.

El origen del problema y las consiguientes declaraciones de la FIFA son por el error del arbitro uruguayo Jorge Larrionda en el partido de Inglaterra vs Alemania, y el gol que concedió el arbitro italiano Roberto Rosetti a favor de Argentina contra México, en un claro fuera de juego. Todas las personas en ambos estadios vieron repeticiones en las pantallas de los estadios donde quedaba claro el error de los árbitros.

¿Qué opinas tú de todo esto?