Me atrevo a decir que la mayoría de los lectores estamos familiarizados con Digg, quizás el agregador social de noticias más popular. Desde su inicio, el sitio tuvo varios cambios importantes en diseño y funcionalidad, para adaptarse a la evolución de la web, y en este caso estamos frente a una nueva iteración, Digg v4, que promete incorporar más funcionalidades sociales al sitio, con un fuerte hincapié en el modelo de Twitter.

Actualmente, las historias son enviadas a Digg a través de un formulario común, para luego ser votadas por los miembros de la comunidad y lectores de la fuente de la noticia. Las que obtienen más votos, pasan a la portada donde reciben toda la atención posible. Este modelo funciona hasta hoy, pero la nueva versión de Digg traerá cambios que cambiarán sustancialmente el sistema:

  • Las historias podrán ser importadas directamente desde sus fuentes, lo que significa que el dueño de un blog, por ejemplo, no deberá preocuparse por enviar las noticias, sino que sólo deberá añadir su feed una sola vez, y luego será el autor de cada historia nueva que aparezca en Digg. Este movimiento fomentará la sindicación de contenidos, y le dará más importancia a los verdaderos autores del mismo.
  • Se incorpora un sistema de seguidores, exactamente como en Twitter, pero en lugar de seguir mensajes de estado, seguiremos las noticias que los mismos publiquen. De esta forma, el sistema se descentraliza y permite que recibamos artículos de fuentes que nos interesan, construyendo una portada personal.
  • Las historias que nuestros amigos voten aparecerán en esta portada propia, y además veremos más prominentemente sus comentarios en todas las noticias. Esto permite la circulación de los artículos por muchas más personas que si sólo dependieran de aparecer en la portada (que seguirá ahí).

¿Cómo influyen estos cambios? Para empezar, Digg dejaría de ser un lugar tan anónimo como lo es ahora, y sus usuarios deberían encontrar aún más razones para construir relaciones entre sí. Los editores de contenido van a tener más control sobre sus artículos, y muchas historias van a lograr relevancia sin necesidad de un aluvión de votos iniciales. ¿Qué pasa con Twitter? Aunque Digg estaría copiando su funcionalidad, nunca será una plataforma de comunicación ni competirán en esto, ya que se trata únicamente de enlaces a contenidos sindicados automáticamente, y Twitter permite compartir cualquier cosa. Veremos como influyen estos cambios en otros sistemas similares como Meneame, y cuánto tardan en adoptarlos.

A continuación el vídeo (inglés) de Kevin Rose, fundador de Digg, presentando la nueva versión: