El sitio web del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fue atacado este domingo con mensajes en contra del gobierno federal. Al momento de escribirse estas líneas, el portal aún no está disponible; sin embargo, les transcribo el texto que se subió a la página principal:

"Esto ya es el colmo con ustedes, primero cumplan ustedes y luego nosotros, en todo salimos perjudicados nosotros y ¿ustedes? solo se lavan las manos como me gustaría juntar a toda la gente y acabar con cada uno de los del gobierno por RATAS [...] Como puede ser posible que vendan las bases de datos del RENAUT para que hicieron esa mam… (el renaut), mejor bayan a aprender a lavarse los calzones o a atacar a quien de verdad se lo merece. [...] Estamos cansados de su gobierno, de sus reglas, de todo lo relacionado con ustedes los del gobierno, no saben lo que de verdad es mexico. Ustedes solo ven fraude y $$$ y anosotros nos hechan a un lado.

El ataque, perpetrado por un usuario que se identifica como etizx, es una respuesta al problema de la venta de datos del Registro Nacional de Usuarios de Telecomunicaciones (RENAUT), uno de los temas que más preocupa en materia de seguridad. Y es que en los últimos meses, México es un país en ebullición en reformas a la legislación en acceso y tecnologías a la información.

La bomba amenaza con reventar. Amén del ataque al sitio web del Aeropuerto, el domingo también hubo un acto vandálico contra el portal del Ayuntamiento de Guadalajara, en la que se respondía en contra de la implementación del Canon Digital en México. Aunque el hackeo fue rápidamente corregido, no deja de ser una llamada de atención sobre la situación actual.

¿Será que veremos más ataques a futuro? Espero que no. El vandalismo digital no es la solución: sólo transmite el mensaje de que la sociedad civil es intransigente y visceral (vaya, hasta la mala ortografía de los reclamos los deja muy mal parados). Más que ayudar, golpea a las iniciativas que pelean contra el Canon Digital con los mecanismos adecuados. Este tipo de ataques sólo endurecen la postura del gobierno, dándole pretextos de que regular Internet es lo correcto. Recuerden: la violencia (aunque sea digital) siempre genera más violencia.