La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde no tiene la simpatía de demasiados usuarios habituales de Internet por la llamada Ley Sinde que ha sido aprobada y que todos conocemos que objetivo tiene. Pues bien, la señora ministra se descolgó este jueves con unas declaraciones muy relevadoras, ojo al dato:

Está claro que puede que Internet sea otro modelo de distribución y el alquiler de vídeos cambie su manera de llegar al público o al cliente tal y como lo conocemos.

Estas palabras demuestran que Ángeles González-Sinde ha podido comenzar a preocuparse de lo que se puede hacer con la red de redes y las oportunidades que se abren gracias a esta. Pero no todo es tan bonito como parece, estas declaraciones las realizó en la jornada de ayer cuando un AEVIDEO (Asociación Española de Empresas de Vídeo) entregó ayer 40.000 firmas en el Congreso de los Diputados para protestar por la lentitud en la que se tramita la Ley Sinde.

La ministra ha mostrado su empatía con este sector, que según ella se está resintiendo mucho y la bajada de ventas en los DVD y vídeos (¿todavía alguien compra VHS?) tiene un efecto directo con el cierre de empresas dentro del sector. Además señala que los empresarios no están teniendo la oportunidad por de poder reciclar sus negocios hacía otras áreas por falta de amparo de la seguridad jurídica.

Y es ahí donde está la clave del asunto. Cuando se puso en marcha el puente aéreo entre Madrid y Barcelona las ventas de billetes de tren cayeron, porque no podían competir con los rápidos y cómodos viajes en avión. ¿Acaso RENFE se quejó y pidió un canon o similar por la bajada de ventas de billetes? Evidentemente no, se concentró en mejorar su servicio, poner trenes más rápidos, más cómodos que fueran capaces de hacer frente al viaje en avión y han equiparado el uso de este frente al tren.

La situación es similar con la venta de DVD o vídeos, ha surgido una forma más rápida y cómoda de hacer llegar los contenidos a los consumidores. La tecnología ha ayudado a que no sea necesario bajar al vídeo club de abajo para alquilar un DVD para esa noche, ahora basta con comprar una película por PPV en nuestra plataforma de satélite/cable o más fácil aun, ver el contenido en el momento en el que queramos por Internet sin necesidad de estar atados a horarios.

Por lo tanto, AEVIDEO y demás asociaciones, deberían poner más esfuerzos por buscar un modelo de negocio más acorde a los tiempos en los que vivimos que en pedir firmas para llevarlas al Congreso, que por cierto, son muchas menos que las que se llevaron hace un tiempo para pedir una alternativa al canon.