Twitter tiene tantos usos como se le puedan imaginar. Hoy quiero platicarles de #1libro, una iniciativa organizada por Ernesto Priani (@epriani) y Francisco Medina (@famedinac). ¿De qué se trata? Fácil: de utilizar Twitter para coordinar un círculo de lectura entre aficionados a la literatura, de modo que cada mes se vaya discutiendo un título a través del intercambio de tweets. Para rastrear las opiniones del grupo, simplemente hay que buscar bajo el hashtag #1libro.

Le pregunté a Ernesto cómo se le había ocurrido armar este círculo de lectura, y me dijo que había notado un proyecto similar en Estados Unidos y pensó que sería una buena idea aplicarlo en español. Por el momento, el alcance es limitado, con poco más de una decena de personas discutiendo sobre el libro. Los títulos también se definen de forma colaborativa, sometiendo mes con mes a votación cuál es el preferido del grupo. Por ejemplo, se inició comentando Tokio Blues de Haruki Murakami; y el candidato para el mes entrante es La Carretera de Cormac McCarthy.

Más allá de ser una excelente pretexto para embarcarse en la lectura, vale la pena destacar esta propuesta para ilustrar cómo las redes sociales provocan que algunas actividades migren de un espacio físico a un espacio virtual. La interconectividad permite que el espacio de discusión (tradicionalmente, la casa de un amigo o una cafetería) trascienda las barreras geográficas y permite que los lectores de diferentes países interactuen a través de las redes sociales, unidos por el interés en la literatura.

Sirva este ejemplo no sólo para incluir a adeptos a las letras en esta iniciativa, sino también para animar a otros a que aprovechen las ventajas de Twitter para armar pequeños grupos de discusión sobre diferentes tópicos. Cinéfilos, gamers, académicos, comiqueros... cada grupo puede adoptar esta simple dinámica para intercambiar información especializada, compartir opiniones, y sobre todo, conocer gente nueva con intereses afines. El espacio físico ya no es pretexto para sentarnos a discutir acerca de lo que nos gusta.