En la actualidad se instaló una nueva moda -al menos esta tiene sentido-: todos quieren ser verdes. Hoy todos están preocupados por el medio ambiente, las compañías crean tecnologías y envoltorios con pocos contaminantes y lo mismo sucede en prácticamente todos los ámbitos.

Ahora un gimnasio de Nueva York tuvo una muy buena idea e implementó un sistema que le permite guardar la energía generada por los usuarios que quieren mantenerse en forma. Lo que hacen es transferir la energía generada por los deportistas que están sobre las bicicletas fijas de un dínamo a un transformador y éste la convierte en corriente alterna de 110 voltios.

La cantidad de energía generada por el sistema creado por Jay Whelan, un ingeniero de 46 años, es verdaderamente sorprendente:

Veinte personas crean cerca de tres kilowatios en una hora, que es lo que dura una clase de spining. Con cuatro clases diarias, el gimnasio genera 300 kilowatios por mes, equivalentes a la energía necesaria para iluminar una casa durante seis meses.

El gimnasio no genera lo suficiente para poder mantenerse sólo con esta tecnología porque es un lugar muy grande, pero Whelan comenta que otros más pequeños tranquilamente podrían llegar a hacerlo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.