Las arcas de **Skype** requieren una inyección financiera. El servicio de llamadas por VoIP ha revolucionado la forma de comunicación por voz en largas distancias, ofreciendo un modo gratuito y extremadamente sencillo de conversar con cualquier persona en cualquier parte del mundo. Sin embargo, tanta bondan no puede mantenerse sólo de las buenas intenciones. **Skype** necesita dinero, y lo necesita ya.

La solución que proponen es [abrirse a la publicidad de terceros](http://bitelia.com/2010/05/skype-publicidad), como muchos otros servicios. En lo personal, a mí me sorprende que no hayan considerado esta alternativa hasta ahora. A mí no me molestaría ver un par de *banners* por ahí, con tal de mantener la tarifa baja y el modelo gratuito de VoIP.

Hasta ahora, **Skype** se ha mantenido gracias al servicio de llamadas a teléfonos fijos o móviles convencionales. Las tarifas que emplean los han puesto como una competencia seria para algunas compañías telefónicas, ahora que han extendido sus servicios con [la suscripción mensual en cerca de 170 países](http://www.telegraph.co.uk/technology/news/7681893/Skype-launches-monthly-subscription-service.html). Sin embargo, mantener esos precios es un modelo poco rentable que necesita más apoyo económico.

Como apuntaría Carlos hace unas semanas, [el VoIP ha llegado para quedarse](http://alt1040.com/2010/02/voip-3g-llamadas). **Skype** ya significa [el 12% de las llamadas internacionales](http://alt1040.com/2010/01/skype-representa-el-12-de-las-llamadas-internacionales), y la tendencia va en aumento. Cabe recordar que las innovaciones tampoco paran: ahí está el flamante servicio de llamadas simultánea con hasta cinco contactos. Si para así hay que voltear a la publicidad, ¡bienvenidos sean los anunciantes!

.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.