Amigos, Teddy Bautista vuelve a la carga. El presidente de la SGAE ha estado hoy en la presentación de la futura sede de Ateria Canarias que estará situada en Las Palmas de Gran Canaria y desde allí ha asegurado que España debe decidir si quiere ser paraíso de situaciones alegales o alinearse con los países serios. Que se refiera a situaciones alegales en vez de a descargas ilegales como hasta ahora supone una pequeña mejora.

Bautista ha admitido que regular Internet es realmente difícil pero que es necesario hacerlo para tener retorno en las inversiones realizadas en cultura. Esto último es algo en lo que estoy de acuerdo, quien trabaja espera obtener algo a cambio para vivir y para poder seguir creando más música, cine o novelas. Y es algo que se aplica a otras muchas ramas profesionales, no solo al de la cultura. Para reforzar su argumento ha mostrado un libro electrónico señalando que en el caben 35.000 libros y efectivamente así es, también en un reproductor MP3 caben miles de canciones y en discos duros muchas películas, pero no entiendo el porqué de esa lucha contra estos soportes.

Siguen empeñados en ponerles puertas al campo, en vez de comenzar a construir calles. Siguiendo con el ejemplo de los libros electrónicos, si la venta en papel no funciona tan bien como se espera y el mercado digital funciona, ¿por qué luchar contra ello? Digo yo que será más beneficioso para los escritores que vendan en un soporte digital a no vender -o vender menos- en papel.

En el mundo de la música parece que con el tiempo van aprendiendo y entienden lo que los consumidores queremos, un claro ejemplo es el modelo creado por Spotify, que con sus diferentes planes de precios es un servicio que puede satisfacer a mucha gente, porque es cómodo, fácil de usar y barato.

Si me gusta una canción de un disco, me quiero comprar esa canción y no tener que comprarme un disco con unas cuantas canciones que después no escucharé porque no me gustan. Quiero tener un servicio rápido y accesible para escuchar música sin restricciones, libros baratos y ver películas bajo demanda en el momento que yo quiera.

La SGAE y en general la industria tiene que buscar un modelo de negocio acorde a los tiempos y tecnología que tenemos, no se debe adaptar esta al capricho de unos pocos que quieren perpetuar un sistema que ya se ha quedado anticuado.