El drama en la compañía tecnológica taiwanesa Foxconn continúa. Hoy otro trabajador más de dicha empresa, Nan Gang de 21 años, ha fallecido al lanzarse al vacío desde uno de los edificios que este mastodonte tecnológico dedicado a fabricar componentes en cadena para marcas tan conocidas como Apple o HP tiene en Shenzhen.

En lo que llevamos de año han tenido lugar en Foxconn 10 intentos de suicidio de sus empleados, dos de los cuales no acabaron en desgracia. El perfil de las víctimas y “modus operandi” siempre es el mismo: jóvenes de entre 18 y 23 años que un buen día deciden quitarse la vida saltando desde la ventana más cercana.

¿Qué está pasando en Foxconn? Pues aunque la mayoría lo tenía claro ya, recientemente un periodista del periódico chino Southern Weekly se infiltró como trabajador en la empresa durante 28 días para investigar las causas detrás de tanto suicidio. La conclusión de este joven periodista, 23 años, fue contundente y en la línea de lo que se esperaba: los suicidios son una consecuencia directa de los altos niveles de estrés y exigencia que soportan los trabajadores (a lo que tenemos que sumar también los rumores que apuntan que los empleados de Foxconn pueden incluso estar sufriendo maltratos físicos).

Lo peor de todo es que esta situación va a continuar, ya que aunque Foxconn ha tomado ciertas medidas en los últimos meses para reducir la tasa de suicidios, son “medidas humo”. Todo el mundo sabe lo que realmente hay que hacer, mejorar las condiciones de trabajo de los empleados, pero esto no le conviene ni a Foxconn ni a las multinacionales a las que les da servicio, y sin duda la actitud de estas últimas es lo que más me revienta del asunto y os explicaré por qué.

Cuando se produjo el primer suicidio en Foxconn la vocera de Apple Kristin Huguet dijo que (las negritas son mías):

Estamos tristes por la trágica pérdida de este joven empleado y esperamos los resultados de las investigaciones en relación a su muerte. Nosotros necesitamos que nuestros proveedores traten a todos sus empleados con dignidad y respeto.

¿Necesitamos? venga ya hombre. Como vemos son unas declaraciones completamente hipócritas. Apple, como todas las empresas occidentales, fabrican en China por los bajos costos de producción, y dichos costos son tan bajos por las malas condiciones de trabajo de los empleados. Si Apple y el resto quisiera cambiar la situación, ya lo podrían haber hecho, pero todas estas empresas no están dispuestas a reducir sus márgenes de beneficios y por eso no mueven ni un dedo. Espero que la próxima vez que Apple o la compañía que toque suelte comunicado oficial sobre la situación de Foxconn sea para anunciar medidas concretas, cualquier otra cosa será más hipocresía, demagogia y mentira.

Más de: CHINA, FOXCONN

Recomendados