Si uno se da un paseo por las versiones online de los principales periódicos mexicanos es fácil toparse con alguna noticia en la que se habla de narcotráfico, aunque por desgracia siempre son pocas y completamente “oficialistas”. México sufre el cáncer del narcotráfico desde hace tiempo, pero tanto los medios como las autoridades se empeñan en lanzar el mensaje de que “aquí no pasa nada”, o de que sí pasa, pero que no es tan grave y se está luchando, eficientemente, contra la epidemia de tiros y muertos.

Mienten. La realidad es muy diferente a lo que apunta el guión oficial, y no lo digo yo, lo dicen los que día sí y día también conviven con los muertos, las balaceras en las calles, el miedo, la impasividad y hasta las amenazas. Me estoy refiriendo, obviamente, al pueblo mexicano, el cual se ha cansado de callar y está utilizando la red y sus herramientas para realizar sus propias crónicas sobre la situación que se vive en varias partes del país.

Un buen ejemplo que ilustrar lo dicho lo encontramos en Twitter y los hashtag #reynosafollow y #reynosa. Estas dos etiquetas están siendo utilizadas por la comunidad twittera de la ciudad mexicana de Reynosa, en la que el Cártel del Golfo y Los Zetas mantienen sangrienta guerra con las calles como campo de batalla, para denunciar el caos que vive la población y también para advertir a sus congéneres de situaciones de peligro. Otro ejemplo, esta vez en forma de blog, lo encontramos en Todo sobre el narcotráfico en mexico, publicación que se dedica a denunciar e informar sobre el cáncer del narcotráfico.

Y dicho esto, “no todo lo que reluce es oro”. Mantener y ser parte de este movimiento no es fácil, los “medios tradicionales” de México ya han intentado en varias ocasiones desacreditar todas estas herramientas y los narcos también las empiezan a utilizar como otro canal para extender el miedo. Pero a pesar de esto aquí las reglas son otras, aquí manda la masa, y la masa se ha cansado de callar y aguantar. Espero pues que todo este movimiento continúe creciendo y no sea “ensuciado”, el pueblo mexicano debe seguir denunciando ante el mundo la situación que muchos viven por culpa del narcotráfico y la impasividad e ineficacia de las autoridades. Ánimo México, ánimo.