En infinidad de ocasiones se ha dicho que gran parte de la culpa de que los usuarios de Internet descarguen contenidos sin pagar nada es debido a que no les queda otra, afirmación que en varias ocasiones ha sido confirmada por diversos estudios, y con uno nuevo de esos vengo.

Esta vez el estudio sale desde el medio Australiano News.com.au, país donde por cierto más negras se están poniendo las cosas respecto a esto de las descargas, quienes encuestaron a 7.000 personas que admitieron haber descargado desde fuentes no autorizadas películas, música y programas de TV en los últimos 12 meses. ¿Y cuales han sido los resultados? Pues la principal conclusión que desprende el estudio es que una parte muy importante de los encuestados no tendría problemas en pagar por descargar contenidos, ahora bien, siempre que se cumplieran ciertas premisas (sobradamente conocidas también).

El 66,4% de los encuestados dijo que pagarían por descargar música, películas y programas de TV siempre que estos se distribuyeran sin DRM, a precios asequibles y vía alguna plataforma accesible y ágil. Hasta aquí nada raro, el estudio confirma lo que otros ya habían apuntado, lo mejor llega cuando los de News.com.au le pidieron a Neil Gane, Director Ejecutivo del grupo anti-piratería australiano AFACT (Australian Federation Against Copyright Theft), que hiciera algún comentario sobre el mismo y sus resultados.

A pesar de que el estudio deja meridianamente claro que la industria está perdiendo dinero por su incompetencia al no proporcionar nuevos modelos de distribución que se ajusten a lo que el usuario demanda, Neil soltó que es que antes de entrar a competir en la red, es necesario terminar con la piratería, es decir que el objetivo prioritario para ellos es acabar con las “descargas ilegales” y luego ya veremos.

Muchos absurdos razonamientos he escuchado salir de la boca de directivos de entidades gestoras de derechos de autor, pero estas palabras de Neil se llevan la palma. Normalmente la gente como Neil da en sus discursos una de cal y una de arena, dicen que hay que luchar ferozmente contra las descargas ilegales, pero también que dentro de esa estrategia contemplan la creación de nuevos modelos. Nuestro protagonista eso se los salta y deja claro que la prioridad y solución para ellos es arrear a diestra y siniestra, lo que es completamente absurdo. La única manera de reducir las descargas de contenidos desde fuentes ilegítimas es haciendo justamente lo contrario, demandar no sirve y es contraproducente, lo que se necesita es crear un potente ecosistema de oferta que a día de hoy es prácticamente inexistente (no es fácil, pero se puede hacer como ya se ha demostrado).

Me sigue pareciendo completamente surrealista que en pleno siglo XXI, con multitud de estudios de por medio, diversos análisis de grandes profesionales y plataformas de distribución de contenidos vía Internet ya en funcionamiento, sigamos escuchando tonterías como estas de los que se supone son los paladines de la cultura. Van listos.

Vía: TorrentFreak

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.