Por el mes de enero la gente de 2K Sports anunció la puesta en marcha de un jugoso reto: el que consiguiera lo que en béisbol se llama “un juego perfecto” en su nuevo videojuego Major League Baseball 2K10 ganaría nada más y nada menos que un millón de dólares. La gente de 2K Sports estaba convencida de que nadie conseguiría superar el reto, era algo extremadamente complicado y además las reglas mínimas que pusieron para poder participar dificultaban aún más las cosas. Pero se equivocaban completamente.

El mismo día del lanzamiento al mercado del título un joven gamer de 24 años residente en Alabama, Wade McGilberry, se agarró a los mandos de su Xbox, metió el videojuego en la consola y se dispuso a intentar superar el reto lanzado por 2K Sports. Para su sorpresa en menos de una hora y media había conseguido “un juego perfecto”. Rápidamente envió las pruebas de su hazaña a 2K Sports y estos le contestaron que había sido el primero en conseguir superar la prueba y que por lo tanto acababa de ganar un millón de dólares y con esa cara de felicidad que veis en la imagen sigue hasta hoy.

Para más cachondeo tras Wade ningún otro jugador ha conseguido hacer “un juego perfecto” y el millón de dólares del premio va a salir directamente de las arcas de 2K Sports, estos no pudieron asegurar el concurso debido a que ninguna compañía de seguros se quiso mojar al no ser capaces de calcular las probabilidades reales que había de que alguien consiguiera “un juego perfecto”.

¿Buena jugada de marketing de 2K Sports o pifia? Pues personalmente opino que lo primero. No sé cuanto se suelen gastar en promoción las empresas de videojuegos, pero seguro que mucho, y en este caso se puede decir que la campaña ha sido un éxito. Ya cuando presentaron el concurso todo el mundo habló de él, y por lo tanto del nuevo videojuego, y ahora con esto de que ha habido ganador, está pasando lo mismo otra vez.

Vía: CNBC