No le ha salido bien a [Google](/tag/google) el intento de vender **Nexus One** únicamente en su tienda de Internet, ya que después de una serie de inconvenientes con los que se ha encontrado la compañía [**han decidido dejar de vender el smartphone desde su página web**](http://googleblog.blogspot.com/2010/05/nexus-one-changes-in-availability.html).

Esta decisión viene motivada por diversos aspectos, uno de ellos es que el servicio post-venta no era demasiado bueno y generaba demasiados problemas a los usuarios en vez de ofrecer soluciones. Pero sobre todo lo que afectaba a las ventas era que, al ser integra por Internet estas se podían ver mermadas ya que normalmente **los consumidores quieren tener en sus manos el producto antes de comprarlo**.

Comprar algo basándose solo en comentarios, fotos y vídeos leídos en diversos medios no es lo mismo que tener el aparato en nuestras manos, ver el tamaño que tiene, lo ligero que es, entre otro tipo de sensaciones que se pueden tener al probarlo. Esto es algo que se puede comprobar fácilmente con el [iPad](/tag/ipad) de Apple, quienes lo han probado terminan encantados y aseguran que es mucho más que un iPhone _grandote_. Sensación no sería tan _accesible_ si el iPad se vendiera solamente por Internet, lo cual quizá también provocaría tener menos ventas.

Además, tampoco hay que olvidar que este método de venta no gustaba demasiado a los operadores estadounidenses y que la publicidad que ha tenido [Nexus One](/tag/nexus-one) fuera de Internet ha sido bastante pobre, por lo que quizá era de esperar que Google comenzase a venderlo por otros canales, algo que dentro de poco comenzará a hacer, principalmente por distribuidores, un modelo más habitual en la venta de teléfonos móviles

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.