Les confieso que aún no le encuentro el para qué a los servicios de geolocalización — por lo menos, no en **México**. Hace algún tiempo saqué una cuenta de **Plazes**, pero después de un par de semanas, la di de baja. Con el furor de **Foursquare**, también intenté darle una oportunidad, pero por más que le busqué, no encontré la utilidad. No es paranoia a compartir mis datos personales, sino que, pese al enorme potencial que tiene la geolocalización, no hallo la forma de aprovecharlo.

[En **Mashable** se preguntan por qué la geolocalización en Estados Unidos no se ha popularizado](http://mashable.com/2010/05/13/location-mainstream/). En EE.UU, la penetración de este tipo de servicios apenas alcanza al **7%** de la población. Ni imaginar cómo debe estar en otros países. El argumento principal que ponen es la cuestión de la privacidad, del compartir dónde estás, y los riesgos que podría conllevar; sin embargo, confían que ahora que **Twitter** y **Facebook** se suban al barco, la masificación (y eventualmente, la adopción) de la geolocalización será cuestión de tiempo.

Yo difiero. Que una herramienta sea utilizada no depende directamente de cuán conocida sea, sino de su **utilidad, practicidad y beneficios**. So pena de sonar como pesimista, a la geolocalización no le encuentro ninguno todavía. Si bien se ha especulado mucho sobre cómo podría aprovecharse a través promociones y para fidelizar al cliente, la verdad es que los usuarios representan actualmente una porción tan diminuta del mercado que no invitan a las franquicias a animarse con este servicio. Además, si es raro que se apuesta por premiar la fidelidad en la red (sea por blogs, por Twitter u otros mecanismos), ¿qué nos lleva a pensar que la geolocalización lo desencadenará?

La popularización es una vía, pero no sé si la correcta. Ok, a **Twitter** le ha sentado de maravilla que un caudal de artistas y referentes populares (¡saludos, Oprah!) se hayan apuntado para impulsar su masificación. Pero ojo, que el crecimiento del servicio se debe no a que todo mundo lo utilice, **sino para qué se emplea**. En este sentido, la geolocalización aún no encuentra el camino. Si el objetivo de las herramientas es facilitarnos la vida, ¿de qué forma este servicio mejora nuestro día a día? Lo siento mucho, pero al día de hoy aún no encuentro esa respuesta.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.