Me encanta (eso es ironía por supuesto) la doble vara de medir que tienen las grandes productoras de Hollywood, como por ejemplo Warner Bros quienes están con el discurso de lo mala malísima que es “la piratería” siempre en la boca pero que luego resulta ellos mismos también se dedican a piratear.

¿Lo que?” Si si, como os lo cuento, y no lo digo yo, lo dice la empresa alemana Media Patent Verwaltung (MPV) quienes han demandando a Warner Bros por estar utilizando una tecnología anti pirateo de su propiedad sin pagarles ni un euro. Concretamente la tecnología que nos ocupa permite asignarle a cada una de las copias de la película Y un código distintivo individual codificado en la propia imagen, con lo que si se filtra en Internet una copia ilegal se puede saber exactamente de qué cine salió dicha copia.

Según MPV por el año 2003 le revelaron de forma confidencial a la gente de Warner Bros la mentada tecnología para ver si les interesaba y llegaban a un acuerdo, pero todo parece indicar que los de WB decidieron pasar de acuerdos y en el 2004 comenzaron a utilizar por su cuenta el sistema en toda Europa sin pagarle nada a MPV, que son los dueños de la patente de la tecnología y por lo tanto quienes tienen todos los derechos de explotación/uso sobre la misma.

Warnes Bros ha declinado hacer cualquier tipo de declaración y tampoco se les ha caído la cara de vergüenza. A ver si con un poco de suerte el señor juez falla a favor de MPV y le endosa una bonita multa a WB de esas que tanto les gusta a ellos mismos cobrar. Una pena que a toda esta fauna de capos nos les den más veces de su propia medicina.