La aparición del video en el que un grupo extremista se ha adjudicado el frustrado atentado de Times Square ha desatado el debate sobre el papel de YouTube ante los materiales de propaganda terrorista. ¿Es responsabilidad del sitio bloquear este tipo de contenidos?

Rusty Shackleford, del Jawa Report, opina que hay que prestar más atención a la propaganda, y que es responsabilidad de YouTube prohibir que estos videos se publiquen. "Si YouTube simplemente respeta sus políticas internas y refuerza sus términos de usos, la mayoría de estos videos serían removidos", afirma Shackleford, cuyo sitio es conocido por realizar un monitoreo constante de grupos radicales.

Sin embargo, ¿puede YouTube identificar qué contenido prohibir sin incurrir en la censura? "¿Esperamos que una compañía de comunicaciones sea capaz de sopesar el valor potencial de un video terrorista como pista para las fuerzas policiales o las agencias de inteligencia?", se pregunta Ryan Calo, de la Escuela de Leyes de Stanford. La ácida respuesta de Shackleford es un joya: "si YouTube se preocupara por el terrorismo la mitad de lo que se preocupa por la piratería, el problema ya estaría resuelto".

¿Debería YouTube prohibir estos contenidos? Parece que, tras el apoyo político que Google recibió en su conflicto con el gobierno China, la compañía le ha dado carta abierta a la administración federal para que le utilice como un poder de facto. Recuerden que no se llama censura cuando estás protegiendo los intereses del tío Sam.