Hoy he pasado toda la mañana tratando de recuperar la información de la computadora de una amiga. Agobiada, llegó a casa porque su laptop se negó a dar una más, y todo su trabajo de tesis se encontraba ahí. "¿Es que no tenías algún respaldo?", le he preguntado. Al parecer, a veces olvidamos que necesitamos un buen respaldo de nuestra información, para no vernos afectados ante las eventualidades:

1. Invierte en un buen sistema de almacenamiento

Yo cuento con un disco duro de 320 Gb para guardar mis documentos. Considera cuáles son tus necesidades para respaldo e invierte en un buen sistema de almacenamiento físico. Si sólo trabajas con documentos de texto u hojas de cálculo, uno pequeño bastará. Si te dedicas a la edición de vídeo o audio, o trabajas con archivos más pesados, no escatimes en el espacio.

2. Prioriza tu información

En el caso que les comentaba, me he concetrado en salvar la tesis, dejando de lado toneladas de archivos de música y video. Es importante que priorices tu información y la respaldes. Documentos personales, laborales, información sensible. Procura mantener esos datos respaldados frecuentemente, en tanto que otros archivos prescindibles puedes guardarlos después.

3. Calendariza tus respaldos

Yo realizo un respaldo general cada seis meses, pero cuando estaba trabajando en mi tesis, casi cada semana guardaba mis avances. Tuve la mala experiencia de que me asaltaran y perder mi investigación, así que escarmenté y se me hizo la costumbre. Es importante que aparte un día (sobre todo si tienes un volumen imporante de ficheros) cada determinado tiempo para respaldar.

4. Realiza respaldos virtuales

No basta con las plataformas físicas. Si bien un disco duro externo es básico y útil, la nube es el lugar excelente para guardar tu información. Hay muchas opciones, desde un correo electrónico, un servicio de FTP, un espacio de alojamiento, etcétera. Conviene también trabajar algunas cosas en Google Docs, ya que no sólo te permite conservarlas en red, sino también compartirlas fácilmente.

Aunque hay más tips, considero que éstas son las estrategias básicas para cualquier contingencia informática. Si tienen algun consejo más que aportar, añádanlo en los comentarios. Prometo dar un vistazo y actualizar la entrada con los mejores.