Les seré sincero, soy un geek, me encanta la tecnología, soy de esos que sus familiares y amigos miran mal porque estoy con el teléfono más de lo que debería e incluso siendo todo lo que soy, esto me pareció demasiado.

Resulta que Zach Iniguez, un lector de TechCrunch, envió un mail comentando que le pidió casamiento a su novia a través del iPad. La experiencia fue así:

Este fin de semana llevé a mi novia a la heladería donde tuvimos nuestra primera cita. También llevé mi iPad porque quería probarlo, al menos eso le dije a ella. Nos sentamos fuera en el mismo banco en el que lo hicimos hace 2 años y medio y le pedí que se pusiera los auriculares. En ese momento agarré el iPad y reproduje un slideshow con música y fotografías de nosotros dos con un mensaje que decía: "¿Te casarías conmigo?". Después me arrodillé, me le propuse y afortunadamente dijo sí. ¡Quizás Steve Jobs tiene razón en decir que el iPad es mágico!

Muy romántico, sin duda, pero esto, al menos a mí, me superó. De hecho si yo me le propongo a mi novia de esta manera lo más probable es que se me ría y me diga algo así como "¿Me estás jodiendo, verdad?".