Me decepciona bastante la respuesta oficial dada por parte de Google a los usuarios del Nexus One (también conocido como el "Google Phone") que tienen problemas de recepción con el teléfono.

Según se puede leer en los grupos de discusión, hay un gran número de personas (en todo el mundo) con los problemas. Y después de repetidos reclamos, un empleado de Google, Ry Guy, explica (traduzco):

He estado leyendo especulación en estos foros acerca de una mejora de software para mejorar la conectividad 3G y quiero darles una actualización al respecto:

Aunque mantenemos el monitoreo de retroalimentación del desempeño 3G en el Nexus One, hemos dejado de investigar el desarrollo de cualquier mejora.

Si aún experimentan problemas con el 3G, recomendamos que te muevas de lugar o cambies la orientación del teléfono, esto podría ayudar en áreas donde la cobertura no es óptima.

Esto es uno más al historial de Google y su soporte al cliente con relación al teléfono. Los primeros días de venta del Nexus One era habitual leer quejas que era imposible comunicarse con un humano en la empresa. A partir de febrero iniciaron soporte telefónico dentro de Estados Unidos para intentar achacar la cantidad considerable de problemas que las personas tienen con el teléfono.

El problema es que en Google creyeron estar listos y tener la infraestructura suficiente para lanzar su propio teléfono, venderlo, darle soporte e impulsarlo en el mercado. Considerando el bajísimo número de unidades vendidas y el pésimo soporte post-venta que le están dando a los usuarios, me parece que han fallado estrepitosamente.