El iPad es tan simple de manejar que hasta un gato y un perro lo hicieron y una nena de 2 años pero ¿qué pasaría si le damos el dispositivo de Apple a una señora de 99 años? Este fue el primer ordenador que tuvo Virginia Campbell que, según comentan sus hijos, realmente le cambió la vida.

¿Por qué? Porque Virginia tiene una enfermedad llamada glaucoma que no le permitía leer y ahora gracias al dispositivo, que le permite agrandar la letra y ponerle el brillo necesario, pudo volver a hacerlo. Desde que lo tiene ya leyó 2 publicaciones y además escribió una serie de poemas (se graduó en 1930 con una licenciatura de Literatura), uno dedicado al iPad.

Sin duda esta publicidad gratuita -y que además es completamente conmovedora- le debe estar apasionando al tío Jobs.