Sabemos que Apple y Adobe no se llevan bien y ayer Steve Jobs una vez más lo confirmó en la conferencia de presentación del nuevo iPhone OS asegurando que seguirá sin soportar Flash. Pero si esto ya no fuera suficiente, ahora la compañía actualizó el contrato para desarrolladores de aplicaciones que les complica todavía más la vida a la compañía.

El nuevo contrato reza que las aplicaciones que se programen para el iPhone tendrán que ser programadas íntegramente en C, C++, Objective-C o JavaScript y no se aprobarán aquellas que cuenten con un traductor o una capa de compatibilidad.

Esto perjudica directamente a la gente de Adobe porque la próxima versión de su suite creativa (CS5) iba a incluir, supuestamente, una herramienta que haría compatible aplicaciones desarrolladas en Flash para el iPhone. No habrá que esperar demasiado para esto porque el lunes harán la presentaci´øn.

Me parece que esto ya es ensañamiento. Está claro que Steve Jobs ya tiene algo personal con la gente de Adobe y quiere hacer imposible su implementación tanto en el iPad como en el iPhone.

Está claro que Flash tiene muchos defectos (el consumo de recursos del que les hablaba Eduardo, por ejemplo), pero también es cierto que las ventajas que tendríamos en los dispositivos de Apple serían muchas.