La aparición del iPad ha puesto a Amazon a buscar nuevas estrategias para no perder la hegemonía en el mercado de los lectores de e-books. En Gizmología comentan que el Kindle comenzará a venderse en tiendas de Estados Unidos. Amazon ha cerrado un trato con Target para tener distribución física, y de este modo, no quedar rezagados.

Pese al lanzamiento del iPad, el Kindle aún goza de muy buena salud. No obstante, el mercado poco a poco se empieza a saturar con opciones de bajo coste, algunas con precios que rondan los 150 dólares. Amazon comienza a sentir la presión por ambos frentes, tanto del lado de Apple como de los lectores de e-books desarrollados por empresas menores.

La estrategia de distribución física parece responder más a la segunda amenaza, la de las compañías pequeñas. Con la reconfiguración de la demanda, Amazon podría apuntar a un público más general. El mercado aún es una incógnita, así que la disputa será feroz. Eso sí, mientras no surja una segunda generación de iPad que supere la legibilidad del Kindle, Amazon tiene una ventaja competitiva importante, pero debe apurarse a mover sus piezas.

Amazon debe enfocarse en cuidar los dos frentes. A sabiendas que momentáneamente tienen controlado a Apple, apela por la venta en tiendas para ganarle la partida a los más chicos. Buen movimiento, sin duda, pero me parece que será insuficiente. Se necesita más, mucho más, para evitar que los chicos de Jobs arrasen con el mercado. ¿Canales de distribución internacional, reducción del precio? ¿Qué seguirá?