Después de 3 años en el mercado la pantalla táctil del iPhone de Apple se mantiene todavía entre las mejores en oferta actual. El problema es que se queda en eso, en una pantalla, algo que de repente podría cambiar porque científicos de la Carnegie Mellon University en colaboración con Microsoft Research Labs han desarrollado un sistema que convierte el cuerpo humano, aunque la utilidad se centra en los brazos, en una gigantesca touchscreen.

El sistema se basa en detectar los sonidos de bajísima frecuencia que producimos cuando tocamos nuestra piel con un dedo, por ejemplo, así que simplemente con tocarnos el brazo podríamos controlar la reproducción de música, responder una llamada o navegar entre los contactos de nuestra agenda. El sistema, bautizado Skinput, se basa en la proyección sobre el antebrazo, o sobre la mano, de una interfaz que puede ser tocada para ser analizada posteriormente según su sonido.

Actualmente puede diferenciar hasta 5 zonas de la piel muy próximas entre sí con una precisión del 95%, más que suficiente, entonces se encarga de enviar la señal vía inalámbrica por Bluetooth hasta el dispositivo para que la interprete. Los desarrolladores planean presentarlo el próximo Abril, seguro que arrasan tanto como aquellos de los auriculares que se controlaban con los ojos.

Fuente: Physorg