La marca tecnológica japonesa Toshiba acaba de convertirse en una empresa un poco más ecológica ya que hace escasos días, adelantándose a la fecha fijada en un primer momento, ha dejado de producir las dañinas bombillas incandescentes, las cuales como la mayoría sabrá son completamente ineficientes debido a que la mayoría de la energía que consumen se transforma en calor y no en luz.

Con el movimiento los de Toshiba ponen el punto y final a 120 años de historia fabricando este tipo de bombilla, comenzaron a producirlas allá por el año 1890 y fueron la primera empresa japonesa en hacerlo. Las primeras “hornadas” fueron de tan solo 10 bombillas por día pero con el paso de los años la producción aumentó progresivamente llegando a su punto máximo en 1973 con 78 millones de bombillas incandescentes producidas.

A partir de ahí la producción comenzó a descender nuevamente, los fluorescentes empezaron a pisar fuerte y la “conciencia ecológica” de ciudadanos y gobiernos era cada vez mayor, tendencias que han ido en aumento en los últimos años y que finalmente han provocado movimientos como el que nos ocupa hoy.

Me alegro de que poco a poco las nuevas políticas a este respecto estén dando sus frutos, cada vez son más países los que le están dando la espalda a las bombillas incandescentes y forzando a empresas como Toshiba a que las dejen de fabricarlas y se centren exclusivamente en producir bombillas “más ecológicas”.

Vía: Inhabitat